José Caraballo Cueto

Tribuna Invitada

Por José Caraballo Cueto
💬 0

Municipios, alquileres y salarios

Costo de Viviendas

Para evaluar una investigación seriamente —sin sensacionalismos— se tiene que buscar la pregunta de investigación para entender los resultados pues un estudio no contesta todas las preguntas. Interpretar un estudio en base a su propia realidad es caer en el señalamiento de Anais Nin: “No vemos las cosas tal como son; las vemos como somos”.

Compartí recientemente una investigación en curso cuyas preguntas son: ¿cómo difiere el costo de una vivienda modesta por municipio y cuál es el salario requerido por hora para poder costearla? A los fines de hacer entendible los tecnicismos, nombré la vivienda investigada (2 cuartos y 1 baño, de interés social) como “decente”, término reconocido por la Real Academia Española. Por ende, no se deben tergiversar los hallazgos al verlos como una aproximación del costo de vivir holgadamente.

El salario requerido o mínimo que estimamos es el más bajo (no el máximo) que se necesita por municipio para poder costear esa vivienda, no lo requerido para vivir privilegiadamente como muchos desean. Así, encontramos que ese ingreso mínimo requerido en Moca, Lares, Adjuntas y Arroyo (no en todo Puerto Rico, como implicaron los sensacionalistas) es cerca de $870 para una persona sola (no una familia), en San Juan y otros municipios son $1,600 y en otros $1,335 (ver mi página en ResearchGate para más detalles).

Curiosamente los mismos sensacionalistas que señalan que $870 no son suficientes en municipio alguno, son los mismos que dicen que los pobres viven bien con las ayudas (las cuales no suman $870 por persona).

El salario mínimo existe para garantizar un estándar de vida mínimo (que no es el deseable para la clase media) que no afecte la creación de empleos. Un salario mínimo de $25 por hora sería bueno para los policías que tienen un trabajo “asegurado”, pero no para la recepcionista de un hotel pues el aumento en los costos laborales elevará tanto los precios a los turistas que muchos preferirán vacacionar en otro país, haciendo que ella pierda su empleo. Por tanto, el salario mínimo óptimo no debe ser muy bajo (reduce la demanda agregada y la oferta laboral) ni muy alto (reduce la demanda laboral al reducir la competitividad de nuestras empresas ante la globalización).

Se puede estimar ese mínimo óptimo para todo Puerto Rico, pero es preferible hacerlo regionalmente. En el estado de Nueva York hay zonas rurales con un salario mínimo por hora es $11.10, pero tienen un poder adquisitivo mayor que en la ciudad donde se aprobó un salario mínimo de $15.

En mis estudios del mercado laboral como en este del costo de vida en Puerto Rico, encuentro que ese salario mínimo óptimo debe promediar los $8 por hora en general para todo Puerto Rico. Ahora, en San Juan y Gurabo esos $8 probablemente estén por debajo del umbral óptimo pues tanto sus salarios promedios como su costo de vida son mayores. Sin embargo, establecer como mínimo $8 en Lajas, Las Marías y Lares —donde el salario promedio (no el mínimo) por hora es menor a $8.50— podría causar desempleo innecesariamente pues el costo de vida es mucho más bajo que en San Juan.

Otras políticas públicas necesarias que recomendé a partir de esta investigación son: expandir la transportación pública a toda la isla, descentralizar la actividad económica (ver mi columna La Geografía Económica Isleña) y repoblar las zonas desoladas como los cascos urbanos, para aumentar la oferta de vivienda que a su vez reduce el precio de los alquileres.

Debemos pensar regionalmente las mejores políticas públicas, pero con trivializar los temas solo contribuimos a desalentar la calidad del debate público.

Otras columnas de José Caraballo Cueto

viernes, 14 de septiembre de 2018

Dudas con las leyes de cabotaje

El economista José Caraballo Cueto acoge y refuta algunos argumentos presentados en propaganda vinculada a sectores que se benefician de la vigencia de las leyes de cabotaje en Puerto Rico

lunes, 20 de agosto de 2018

Desigualdad en la reconstrucción

El profesor José Caraballo Cueto analiza los desafíos de la reconstrucción del país ante la austeridad draconiana

jueves, 12 de julio de 2018

¿Qué causó la crisis de deuda?

El economista José Caraballo Cueto expresa que el diagnóstico incorrecto de la deuda llevó a recetar la Junta de Control Fiscal, las reformas laborales y la austeridad, las cuales no han sacado de la crisis a Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios