Jorge Colberg Toro

Punto de vista

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Muñoz, Ferré y Sánchez

Esta semana conmemoramos el natalicio de tres distinguidos puertorriqueños - todos exgobernadores - quienes formaron parte importante en el desarrollo del Puerto Rico moderno; y quienes, con su trabajo, fueron testimonio ejemplar del sentido de responsabilidad y compromiso con el servicio público.

Hoy lunes, 17 de febrero, conmemoramos el natalicio del exgobernador Luis A. Ferré, (1904-2003), mañana martes 18 de febrero, recordamos a Luis Muñoz Marín (1898-1980); y el próximo miércoles 19, le corresponde el turno a Roberto Sánchez Vilella (1913-1997).

Tres figuras cuyas vidas trascendieron su momento histórico, porque la obra que nos dejaron, no solo evoca una época de excelencia en la administración pública, sino que son lecciones de bien común que marcaron sus pasos por el gobierno. Ellos demostraron que los líderes trascendentales son aquellos que luchan sin cesar por alcanzar metas colectivas, dejando atrás los anhelos individuales. 

No pretendo, sin embargo, hacer creer que sus respectivas carreras políticas fueron perfectas o estuvieron ajenas a decisiones desacertadas. Después de todo, la obra creadora de los seres humanos, por su naturaleza, no está exenta de errores. 

No obstante, cuando examinamos en retrospectiva las aportaciones de cada uno de ellos, es evidente que sus trayectorias dejaron más luces que sombras. Se trata, pues, de tres dirigentes que, aún con sus diferencias, sabían poner al país por encima de cualquier otra consideración; algo que en esta época, anda en peligro de extinción.

La historia así lo recoge.

La obra de Muñoz Marín fue insuperable e irrepetible. Sencillamente, levantó un país de la miseria, creando una estructura de gobierno fundamentada en el valor del voto, bajo un orden constitucional y con una agenda de progreso para millones de puertorriqueños a quienes sacó de la pobreza con trabajo digno y vivienda segura. Muñoz fue un gran gobernante, el mejor de todos, pero fue un mejor educador. Su mayor lección al país fue la honorabilidad e integridad de su proceder, porque la mayor riqueza del legado de Muñoz fue la pobreza en que vivió. 

Le siguió en su gesta Sánchez Vilella, el artífice del buen gobierno, quien con sus profundos conocimientos dejó una huella imborrable en el campo de la administración pública. 

Fue el creador de la autonomía presupuestaria de la Universidad de Puerto Rico, de la Comisión de Derechos Civiles, de la Comisión de Asuntos de la Mujer, de la Autoridad de Carreteras. Y forjó un impresionante plan de desarrollo de la infraestructura e inversión para asegurar la prestación de los servicios esenciales.

Y entonces vino Ferré, quien luego de 28 años de dominio hegemónico del Partido Popular Democrático, convirtió el sistema electoral puertorriqueño en una vitrina de verdadera democracia, rompiendo el monopolio partidista.

Bajo su programa de gobierno “La Gran Tarea”, Ferré se apuntó grandes avances en el campo de los derechos de los trabajadores, la conservación del ambiente - creó la Junta de Calidad Ambiental y el Departamento de Recursos Naturales - logró la construcción 26,150 viviendas en solo cuatro años (cifra record), aumentó de 34,000 a 50,000 la matrícula de estudiantes en la UPR y estableció lo que sería el primer modelo se salud universal de libre selección de hospitales y médicos sin costos al ciudadano. 

En fin, tres arquitectos de obra creadora.

Hoy recordamos a estos gigantes de la democracia, cuyas vidas ya no le pertenecen a partidos políticos o ideologías, porque sus figuras son acervo colectivo de nuestra historia.

Por ello, en momentos en que nuestro pueblo reclama una nueva generación de servidores públicos que tengan la estatura moral y la entrega de Muñoz, Ferré y Sánchez, se hace necesario mirar al futuro, emulando al pasado.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

sábado, 21 de marzo de 2020

La propuesta de Aníbal y la Sección 936

La propuesta de Acevedo Vilá pretende traer de vuelta a múltiples industrias que se fueron del país, luego de la eliminación de la sección 936, dice Jorge Colberg

martes, 17 de marzo de 2020

Unidad y disciplina, la mejor receta ante la crisis

El gobierno no puede desenfocarse ni perder un minuto de su tiempo, para tratar de complacer a todos o peor aún, querer evitar las críticas. Tampoco hay espacio para la política-partidista. Es hora de actuar, dice Jorge J. Colberg Toro

martes, 10 de marzo de 2020

Coronavirus: hablemos menos y escuchemos más

¿Qué se supone que se hiciera con una persona enferma que necesita atención médica urgente, dejarla naufragando en un barco de puerto en puerto?, cuestiona Jorge Colberg Toro

viernes, 6 de marzo de 2020

Tercera y última llamada al PPD

Esta encuesta es una gran oportunidad para rectificar. Es una sacudida a tiempo que, si se toma como un reto, podría despertar al gigante rojo, escribe Jorge Colberg Toro

💬Ver 0 comentarios