Andrés Fortuño Ramírez

Punto de vista

Por Andrés Fortuño Ramírez
💬 0

Nace un villano

Con el título de esta columna y tan cerca de los premios Oscar, de seguro piensan que voy a hablarles de “Joker”, cinta nominada a la Mejor Película del Año, en la que un hombre con una condición médica grave se convierte en villano luego de afrontar una serie de eventos desafortunados.

Sin embargo, la transformación a la que me refiero es la de un hombre en circunstancias muy diferentes: un hombre rico que en su sano juicio dio un salto al servicio público motivado por su sed de poder y de venganza.

En 2011, Donald Trump se convirtió en uno de los principales promotores de una teoría que aseguraba, que el entonces presidente Barack Obama no había nacido en los Estados Unidos. Trump exigía al presidente que mostrara su certificado de nacimiento. La maliciosa controversia terminó pronto tras la clara evidencia de que Obama había nacido en Hawái.

Pero el momento culminante en este drama ocurrió durante el “White House Correspondents Dinner” el 30 de abril de 2011, evento en el que Obama satirizó los malversados rumores, mostrando un video de su nacimiento usando escenas tomadas de la película The Lion King y luego comparó de forma jocosa sus responsabilidades como presidente con las que presentaba Trump en la serie “The Apprentice”.

Recuerdo ver en mi televisor a Trump más colorado que nunca. Las risas de los asistentes, en su mayoría miembros de la prensa, llenaban todo el salón, mientras el futuro presidente se carcomía por dentro. Para mí, como en “Joker”, este evento marcó su transformación a inescrupuloso villano, y activó su obsesión por destruir la prensa y todo lo que Obama había creado durante su presidencia.

Muchos encontrarán mi teoría descabellada. Pero si la hubieran visto en una película de seguro le darían crédito. Cuánto quisiera que estos últimos cuatro años fuesen solo eso, drama llevado a un filme. Pero esta película que estamos viviendo no culmina con los premios de la Academia, continúa o termina con nuestro próximo voto. ¡Ojalá que este año la diáspora puertorriqueña se lleve un “Oscar” por su mejor votación!


Otras columnas de Andrés Fortuño Ramírez

miércoles, 18 de marzo de 2020

Cumpleaños sin velitas

Andrés Fortuño Ramírez narra cómo la vida cotidiana se ha afectado con el coronavirus

martes, 3 de marzo de 2020

La experiencia religiosa

Andrés Fortuño Ramírez añora los valores sociales y familiares de los días de la Cuaresma en su niñez

miércoles, 19 de febrero de 2020

¿Necesitas algo?

La realidad es que nada se compara con un gesto verdadero y concreto, más allá de preguntar por las necesidades del prójimo escribe Andrés Fortuño Ramírez

💬Ver 0 comentarios