Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

¡Nada fácil gritarle “pillo” al árbitro robot!

La gota que colmó la copa la provocó el árbitro principal Lance Barksdale durante el quinto juego de la pasada Serie Mundial de las Grandes Ligas entre Houston y Washington.

Ciertamente, a lo largo del evento, los ‘mandamás’ detrás del plato tuvieron uno que otro desacierto en cuanto al conteo de bolas y strikes se refiere. Eso es entendible, tratándose de seres humanos tomando decisiones en segundos, con lanzamientos que de ordinario superan las 90 millas por hora, o que llegan con un movimiento rompiente hacia abajo, o a cualquiera de las esquinas.

No es fácil, pero por muchas décadas, así ha sido.

Pero, con la actuación de Barksdale, surgieron muchas interrogantes por parte del fanático, los jugadores y los administradores de la liga. Varias jugadas en conteo de bolas y strikes provocaron el coraje de jugadores de ambos equipos.

En plena Serie Mundial, el debate de las fallas de los árbitros principales se convirtió en algo mediático, y con ello arrastró otro tema: la posibilidad de que se utilice un árbitro robot, que a través de una tecnología precisa, y dado una zona automática computarizada, puede determinar, en segundos, si el lanzamiento fue bola o strike.

¿Que atenta contra la pureza del juego? Sin duda. Pero, ¿cuántos detalles del juego no se han cambiado en los pasados años?

El comisionado del béisbol de Grandes Ligas, Rob Manfred, no le teme a la idea. Su argumento es que si el sistema tecnológico está desarrollado para tal determinación, por qué no usarlo, dijo Manfred recientemente a Sporting News.

La tecnología, llamada ABS, se utilizó durante el Juego de Estrellas de la Liga del Atlántico en el 2019 y para el 2020 se dice que está en proyección utilizarse en la Liga del Estado de Florida.

El uso del árbitro robot no descarta a un ser humano detrás del plato. La idea es que ese árbitro utilizaría un equipo electrónico auditivo y que entonces, el árbitro robot, a través de una computadora le diría si el lanzamiento fue strike o bola, para que el árbitro, en sincronización, proceda a cantar el mismo y el fanático pueda conocer la decisión.

Y no es que esto esté a la vuelta de la esquina. Si el árbitro robot surge como una alternativa, la Asociación de Jugadores, cuyo convenio vence en el 2021, tendrá que votar a su favor.

Por lo pronto, seguiremos demonizando a los árbitros principales…

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 19 de noviembre de 2019

La liga invernal de béisbol como taller de desarrollo

Estoy claro y hace tiempo pasé la página. El argumento —que todavía un sinnúmero de fanáticos plantean— de no patrocinar el torneo de pelota profesional local debido a que las estrellas ya no juegan, así como la alegada ausencia de los prospectos de las Grandes Ligas, a mí no me inquieta.

💬Ver 0 comentarios