Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Napier, al fin, se hace justicia

El armador de Portland Trail Blazers, quien anteayer volvió al banquillo con el regreso de Damián Lillard y anotó 11 puntos en el revés ante Houston Rockets, ha empezado a demostrar su esperada valía en su cuarta campaña en la NBA, comenzando con Miami Heat, en 2014, y recalando con Orlando Magic, en 2015, sin estadísticas favorables, al igual que en la temporada pasada con su actual club.

Este año, sin embargo, Shabazz Napier, —habilitado legalmente para jugar por Puerto Rico dado que su madre Carmen Velázquez es de aquí— ha aprovechando su mayor madurez y lesiones de Lillard, que le ha permitido iniciar en seis partidos, y su rendimiento ofensivo ha rendido frutos: 9.8 tantos y 41.4 en triples, mientras continúa defendiendo con garra frente a defensas de más talle.

En sus 194 partidos, su porcentaje es de 5.3 y 14.8 minutos, subiendo su participación a 21.1, lo que demuestra que ha dejado atrás su falta de confianza, debido tal vez a las altas expectativas que se creó por ser el MVP del Final Four de 2014, cuando obtuvo su segundo cetro nacional con la Universidad de Connecticut, lo que le ganó el turno 24 en la primera ronda del sorteo. Fue escogido por Charlotte Bobcats, que lo canjeó de inmediato a Miami por P.J. Hairston, 26; Semaj Christon, 55; un turno de segunda ronda en el draft de 2019 y una suma de dinero no revelada.

Con estatura de 6-1, velocidad nata, tirador natural y buen pasador, Napier, que en una ocasión practicó con el Preseleccionado, dirigido por Flor Meléndez, en Guaynabo, pero adujo que una lesión en una rodilla le obligaba a marcharse, se ha ganado el voto del coach Terry Stotts, pero su mejoría es un arma de doble filo porque luego de este torneo es agente libre y seguramente no querrán ofrecerle un contrato multianual, lo que le convierte en material de cambio con equipos como Cleveland, por la incertidumbre con Derrick Rose; o Washington, cuyo suplente en la 1, Tim Frazier no acaba de cuajar.

Al fin, pues, Napier se está haciendo justicia, aunque le ha dado las espaldas a la patria de su madre.

Otras columnas de Chu García

lunes, 21 de enero de 2019

El calendario de Manny Pacquiao es ingastable

En el idioma filipino, el tagalo, se le llama kalendaryo al calendario o almanaque, y hace años que Manny Pacquiao, con 40 años en sus pantorillas en forma de diamante, lo ha tirnado en metal que no se desgasta: es latente su cuerpo y espíritu combativo de veinteañero, dejando escapar una sonrisa que noquea a sus rivales fanforroneros e inescrupolosos, tal como Adrein Boner, que el sábado pasado se creyó un gúiski de solera y resultó una cerveza light.

viernes, 18 de enero de 2019

Mariano Rivera merece el 100% de votos

Siempre hay un tiburón que gusta de asomarse a las costas, más que todo para asustar a bañistas. Y tal parece ser este el caso del periodista Bill Ballou, un veterano que ha osado afirmar que no le daría el voto a Mariano Rivera para ser elegido a Cooperstown, el martes próximo en las elecciones anuales que cuenta con sobre 400 papeletas.

miércoles, 16 de enero de 2019

Endurece el horizonte de Mónica Puig

Si hay un deporte tan competitivo y lleno de altibajos, el tenis está entre los primeros, particularmente en la WTA, el circuito profesional femenino en que posiciones relevantes en el ranking no garantizan victorias.

lunes, 14 de enero de 2019

A José Juan Barea le sobran talones

El pediatra mayagüezano Jaime Viqueira fue el primero en comprobar que el recién nacido el 26 de junio de 1984, José Juan Barea Mora, tenía un corazón de león.

💬Ver 0 comentarios