Emilio Colón Zavala

Tribuna Invitada

Por Emilio Colón Zavala
💬 0

Necesario el cambio en la AEE

Tanto los estudios de Facilidad de Hacer Negocios del Banco Mundial como los de Competitividad Mundial del Consejo Económico Mundial han señalado el costo de energía como uno de los obstáculos más grandes para el ambiente de negocios en Puerto Rico.

Incluso el informe preparado por Anne Kruger destaca la necesidad de resolver este asunto como medida de regresar a la prosperidad económica.

Por eso, es importante que, al trazar las metas y objetivos de este cambio, veamos cuánto es el costo de energía en lugares con los que Puerto Rico compite por inversión.

Algunos ejemplos que se destacan son (en $/KwHr): Singapur $0.15, Brasil $0.14, Colombia $0.18, Irlanda $0.23, Méjico $0.19, República Dominicana $0.19. En Puerto Rico, previo al paso de los huracanes estaba alrededor de los $0.22, lo cual es aproximadamente el doble del promedio de los Estados Unidos.

Un ejercicio de la Asociación de Industriales concluyó que el costo de energía en Puerto Rico podría llegar a los $0.16. Por otro lado, tanto EcoEléctrica como AES, desarrolladas y construidas por el sector privado en la década de 1990, le venden a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) la energía que producen a un precio que fluctúa entre $0.08-0.09. Ahora mismo, la AEE no tiene motivación ni capacidad de bajar sus costos.

Entonces, ¿qué hacemos?

Luego del paso por Puerto Rico del huracán Georges, en el año 1998, se recomendó que el sistema de transmisión y distribución de energía eléctrica se reconstruyera de modo que pudiese ser rápidamente reestablecido y que los servicios esenciales pudiesen darse de manera continua. Como todos sabemos, esta recomendación de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) no se realizó y hoy estamos sufriendo las consecuencias de no estar adecuadamente preparados para un desastre natural.

Tanto a las comunidades como a los centros de trabajo no les queda más remedio que ser rehenes de una infraestructura que no fue mantenida adecuadamente. El único mecanismo que tienen las comunidades y las industrias de apoderarse de su destino económico es, precisamente, la privatización.

Ahora mismo no hay manera de generar energía y venderla a entidades que no sean la AEE. Es importante que un gobierno con el rol de facilitador logre un ecosistema de desarrollo económico y no que sea el motor que mueva la economía.

Como respuesta al problema de insolvencia de la AEE, se creó una estructura de titularización de deuda que causó un aumento tarifario. Llevamos años tratando de mantener un sistema concebido en la primera mitad del Siglo XX. Es hora de implementar cambios, para lograr resultados distintos. Es hora de buscar que la empresa privada logre innovaciones y eficiencias que redunden en un costo de energía menor para los consumidores.

En un mercado de competencia, no nos podemos dar el lujo de seguir quedándonosatrás. Tomemos las acciones necesarias para romper el ciclo vicioso y volver a la competitividad.

Los tiempos requieren que salgamos de nuestra zona de comodidad y nos atrevamos a hacer las cosas de manera distinta, de manera creativa. Sobre todo, cuando ¡urge el cambio!

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

lunes, 26 de marzo de 2018

Los retos de las viviendas

El presidente de la Asociación de Constructores reflexiona sobre los retos de la edificación de casas seguras en la isla, tras las lecciones de los ciclones Irma y María

💬Ver 0 comentarios