Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

“Necesitamos mil Alexandrias”

Mujer, joven, socialista, trabajadora, líder y, como si fuera poco, boricua. Estas palabras describen a muchas personas que luchan a diario en Puerto Rico y los Estados Unidos por una sociedad más justa y equitativa. También describen a la congresista latina más joven que juramentará en su puesto en enero de 2019: Alexandria Ocasio-Cortez.

Esta joven boricua ha revolucionado la política estadounidense, incorporando al debate público temas que antes se descartaban por ser supuestamente muy radicales.

Lo que pasa es que los problemas radicales necesitan soluciones radicales. No podemos con más de lo mismo.

Ahora en los Estados Unidos se habla de seguro de salud universal, derechos sindicales y redistribución de la riqueza. El socialismo dejó de ser una mala palabra y ahora es parte del debate cotidiano en ese país. A ver si en Puerto Rico tomamos nota.

En las pasadas elecciones congresionales en los Estados Unidos, un bloque histórico de personas jóvenes, de izquierda, racialmente diversas y, sobre todo, mujeres, fue electo a la Cámara de Representantes. Esperemos que esto también sirva de ejemplo para Puerto Rico.

La Encuesta publicada recientemente por El Nuevo Día refleja lo que ya sentíamos en la piel: el país está harto de su clase política y los intereses que defienden. Tras décadas de ser gobernados por las élites, las y los puertorriqueños estamos preparados para gobernarnos nosotros mismos en beneficio del propio pueblo. Necesitamos más mujeres en la legislatura, más jóvenes en las alcaldías, más personas de clase trabajadora en los tribunales, sangre nueva en los sindicatos y las organizaciones comunitarias.

Nuestra clase política no refleja nuestro pueblo. Cuando eso ocurre, la democracia no puede funcionar adecuadamente. Y si no enfrentamos esa crisis de legitimidad pronto, puede ser que del caos surja un Trump o Bolsonaro boricua que haga que la medicina sea peor que la enfermedad.

La crisis que azota nuestro país es severa y no parece tener fin. Mientras la Junta de Control Fiscal, los bonistas y la clase política puertorriqueña se ponen de acuerdo para condenar a nuestro pueblo a la esclavitud permanente, relegar a los maestros y maestras a la pobreza perpetua, y vender lo poco que nos queda de país al peor postor, necesitamos que nuevas voces den un paso al frente. Tomando prestado de un médico argentino, necesitamos una, dos, tres, mil Alexandrias Ocasio-Cortez.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

viernes, 22 de marzo de 2019

Carmen Yulín en el partido equivocado

El abogado Jorge Farinacci Fernós expresa que, independientemente del desenlace, la líder popular está en peligro de aislarse electoralmente

domingo, 6 de enero de 2019

Necesitamos hombres feministas

El abogado Jorge Farinacci Fernós expresa que para derrumbar el patriarcado, los hombres deben comenzar mirándose así mismos y reconocer su rol en él

💬Ver 0 comentarios