Milagros Rivera Watterson

Punto de vista

Por Milagros Rivera Watterson
💬 0

Necesitamos un enfoque integral

El problema de la criminalidad no es nuevo en nuestro país, pero tal parece que cuando ocurren unas matanzas consecutivas como en estos días todo se exacerba y pasa a ser la noticia diaria. Luego de las matanzas recientemente acaecidas surgieron reuniones de emergencia en La Fortaleza en búsqueda de soluciones. Inicialmente observamos que en esas reuniones, según partes de prensa, se buscan soluciones rápidas generalmente relacionadas con aumentar la vigilancia y hasta que las patrullas utilicen sus biombos durante las noches, lo cual ha traído las consabidas críticas y uso de memes alusivos al tema.

La criminalidad es un asunto complejo. Los estudios que lo demuestran y ofrecen múltiples acciones para atajarla son múltiples. En estos se ofrecen soluciones y planes de acción, pero tal parece que no se consultan. Atender este problema no es un asunto únicamente policiaco, ya que los elementos que inciden en el aumento de la criminalidad son de carácter socioeconómico, tan variados como lo son: la pobreza, el desempleo, la deserción escolar, el uso y distribución de drogas narcóticas, la alta incidencia de desórdenes mentales, el abandono de nuestros niños, la falta de oportunidades deportivas y recreativas para nuestros niños y jóvenes y la discriminación social entre muchos otros. En nuestro país, desgraciadamente, cada vez que surgen brotes de violencia nos olvidamos de esas causales. 

También vemos que la situación socioeconómica que vivimos, los estresores diarios y la violencia generalizada le echan más leña al fuego. Cerrar escuelas, eliminar programas de deportes y recreativos, y cancelar programas de servicios preventivos en las comunidades más desventajadas siguen agravando el problema. Así, el punto de droga se convierte no sólo en un medio de ingresos,  sino en lo que ven y viven todos los días miles de niños y adolescentes, hasta hacerlo lo normal.

La solución al problema de la criminalidad no es tan simple como “afinar estrategias”. Se necesita sumar esfuerzos comunales, con agencias del tercer sector, la escuela y otros para que juntos se desarrolle un plan integrado. Ese plan tiene que conllevar estrategias a corto, mediano y largo plazo. 

La criminalidad es un asunto de todos y no se resuelve con medidas punitivas como el alza en las penas por delitos cometidos, quitar el derecho a la fianza o imponer la pena de muerte. Los países más civilizados del mundo que han ganado la guerra contra la criminalidad no lo han logrado implantando esas medidas, sino creando una sociedad más equitativa y justa. Ese es el camino.

Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

viernes, 13 de marzo de 2020

Protocolos para qué o para quién

Tengo una preocupación con esto de los protocolos. Creo que deben ser precisos, claros y del conocimiento de todas las personas a las que afectarán, plantea Milagros Rivera Watterson

sábado, 15 de febrero de 2020

Loas a una trabajadora social por excelencia

Para Belén Serra Martínez era indispensable que el trabajo social en nuestro país reconociera la manera de ser del puertorriqueño, escribe Milagros Rivera Watterson

💬Ver 0 comentarios