Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Negros en la periferia

Viajar supone la práctica de satisfacer curiosidades y, a la vez, el ejercicio de aprender e intercambiar conocimientos. No merece la pena desplazarse a otras latitudes sin emplear la observación. Hace poco, revisité varias ciudades europeas y, en todas, hice observaciones que enriquecieron mis experiencias como viajera. En cada uno de los destinos, atestigüé como se repiten los escenarios que acentúan las diferencias y que marcan las otredades socioculturalmente construídas.

Al bajar en la estación Anvers del metro de París, que me acercaba a la zona de Montmartre, me topé con un contingente de policías armados. Estos demarcaban el área; parecía que cruzaba una frontera para entrar a otro país. Por las calles, abundaban rostros de personas cuya fenotipia se asocia con países de África. Los colores y los estilos de sus vestimentas contrastaban con otras modas comunes en el territorio parisino.

En un restaurante localizado en Montmartre, recibí las atenciones de una afrocubana que me advirtió sobre los cuidados que debía tener para evitar ser víctima de un carterista (persona que roba carteras). De igual forma, en Madrid, Lisboa y otros destinos europeos, hay zonas en las que la trasportación pública mueve a más cantidad de personats –en su mayoría, no blanca-, y, también, la gente viaja agarrando fuertemente sus carteras todo el trayecto. Hasta en el tope de la Torre Eiffel, se escuchan por los altavoces las advertencias para que los turistas cuiden su equipaje de los carteristas.

También, es común ver a hombres negros vendiendo carteras, gafas de sol y otros artículos exhibidos sobre un pedazo de tela que colocan sobre el suelo, amarrado a sus manos. Estos salen corriendo cuando las autoridades les amedrentan para prohibirles sus formas de ganarse la vida.

Contrastes. Hoy, que vemos en Rusia los juegos de la Copa Mundial de Fútbol 2018, en los que se destacan atléticamente tantos hombres evidentemente negros, confirmamos como en los espacios racializados lo negro se celebra desde el estereotipo. Sin embargo, se degrada y coloca a los sujetos negros en la periferia, aunque son indispensables para los sistemas que les marginan.


Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Maldito cáncer

Bárbara Abadía Rexach narra su experiencia al descubrir, "por curiosa y desobediente", el reporte sobre diagnóstico de cáncer dirigido a su progenitora

jueves, 25 de octubre de 2018

La sociedad cisgénero

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach comenta sobre el plan Trump de asociar la identificación de género con la genitalia con la que nacen las personas

miércoles, 10 de octubre de 2018

Pleitesía a los amos violentos

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre la violencia presente en el clasismo, machismo, racismo, xenofobia, homofobia y otras acciones que, en Puerto Rico, y en otros países, surge del poder con el que unos pocos controlan a la mayoría.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Inequidades

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre el impacto social de la inequidad en Puerto Rico, exacerbada tras el paso del huracán María

💬Ver 0 comentarios