Kenneth McClintock

Punto de vista

Por Kenneth McClintock
💬 0

Nicolás Nogueras, senador multifacético

Durante la noche del sábado, el corazón de uno de los hombres más brillantes y multifacéticos que ha pasado por el Senado durante sus 101 años de existencia dejó de latir, poniendo punto final a una vida dedicada a su pueblo, desde diversas facetas, la política, la jurídica y la cultural.  

No fueron pocos los períodos de 24 horas del día en que Nicolás Nogueras litigaba brillantemente por la mañana en un tribunal, pronunciaba un fogoso discurso por la tarde en el hemiciclo del Senado, y cuando otros se recogían en sus hogares, cerraba la noche dirigiendo su orquesta en un hotel de la capital.

Lo conocí en mis años de juventud cuando él era uno de los pocos abogados estadistas dispuestos a acudir a la hora de madrugada que fuera a defender los derechos de jóvenes estadistas como yo cuando, en violación de nuestros derechos constitucionales, oficiales policíacos equivocadamente nos citaban ante un juez en la sala de investigaciones en Puerta de Tierra por estar pasquinando -una actividad que eventualmente se reconoció que era constitucional.

Lo conocí aún mejor cuando formaba parte del cuerpo de asesores legislativos de mi partido y él sacaba tiempo para orientar a futuros legisladores como el hoy ex portavoz del PNP en la Cámara Pedro Figueroa Costa y yo en los recovecos de la estrategia legislativa.

En 1988, mientras presidía el PNP en uno de los cinco precintos de San Juan y Nicolás estaba asignado como el candidato que acumulaba los votos íntegros de senador por acumulación en dicho precinto, pese a todas las coordinaciones, nunca asistió a un solo evento de campaña, una mala costumbre que arrastraba de los tiempos de los “candidatos de agua” del Partido Estadista Republicano en la cual él se había criado políticamente.  

Como miembro de una nueva generación de políticos, criados bajo Carlos Romero Barceló, quien era un “campaigner” 24/7 que hasta se montaba en yolas por el Martín Peña para llegar a los electores más inaccesibles, me molesté por no verlo en mi precinto, al punto que ese año no vote íntegro y le dí mi voto de senador por acumulación al senador David Cruz.  Años después, se lo comenté dentro de la amistad que nos unía y me felicitó y dijo que recordara que él era una figura transicional entre la política del PER, del pasado, y el modernismo del PNP y de mi generación más activa y exigente.

Su salida del Senado, tan compleja como fue su vida, puso final a su vida política, pero lo liberó para dedicarle más tiempo a su familia, a su profesión de abogado y a su afición como músico y director de orquesta.  El resto de su vida post legislativa culminó hace unas horas con el ultimo latido de un corazón testigo de una vida de 84 años que daba, por lo menos, por tres.

Descanse en paz Nicolás Nogueras Cartagena.

Otras columnas de Kenneth McClintock

martes, 24 de septiembre de 2019

El comienzo del final de Trump

Kenneth D. McClintock explica los pasos congresionales para el juicio político del presidente

jueves, 5 de septiembre de 2019

La nueva tramoya de Donald Trump

Kenneth McClintock comenta la decisión de Donald Trump de eliminar fondos para proyectos militares en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios