María de Lourdes Guzmán

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Guzmán
💬 0

No a la incineradora

E l permiso que recientemente otorgó la Junta de Calidad Ambiental a la incineradora Energy Answers en Arecibo, ha generado un enorme malestar entre los vecinos de la comunidad afectada y grupos de la sociedad civil que se oponen a este proyecto, por los efectos perjudiciales que tendrá su instalación.

Arecibo es una zona en la cual cohabitan importantes recursos naturales para el país, tales como la Reserva Natural del Caño Tiburones, la Cueva del Indio, dos bosques estatales, un gran valle costero y un embalse. Además, es parte de la cuenca del Río Grande de Arecibo, del embalse Dos Bocas y del karso costero. El área del karso es un sistema natural complejo que incluye, además de la topografía, la hidrología (el flujo del agua superficial y del agua subterránea), las cuevas, los suelos, la vegetación, la fauna y otros componentes naturales interrelacionados.

A pesar de la riqueza en recursos naturales que posee el municipio de Arecibo, allí se ha establecido una planta de generación de energía que opera la Autoridad de Energía Eléctrica, un vertedero regional, un incinerador comercial e industrial, una planta de fundición de plomo y una pista de aceleración de vehículos, así como varias industrias farmacéuticas.

Ello ha convertido a Arecibo en un “escenario de crisis ecológica”, según reportó este periódico. La reseña indicaba que “estudios científicos y técnicos muestran que los recursos naturales de esta zona han sido impactados de manera nociva por la actividad humana”. También menciona que durante década agencias locales y federales, “han permitido desarrollos inadecuados o han exhibido una cuestionable laxitud en la supervisión”. A 22 años de aprobada la Ley de Municipios Autónomos, Arecibo aún no ha aprobado un Plan de Ordenación Territorial, que permitiría establecer los parámetros de desarrollo del área y atender la protección de sus recursos.

El incinerador de desperdicios sólidos que propone establecer Energy Answers, serviría para la quema diaria de 2,100 libras de dichos desperdicios, para producir de 77 a 80 megavatios de electricidad. Los oponentes a la instalación de esta incineradora, insisten en el daño que ocasionará al ambiente al momento de lanzar al aire sustancias tóxicas, producto de la quema de la basura que alimenta la planta de incineración.

El proyecto produciría cientos de toneladas de cenizas con un contenido significativo de contaminantes, que habría que desechar en un lugar que Energy Answers no ha especificado. Según opinión de Arturo Massol Deyá, con la incineración, estos gases se movilizarían a la atmósfera casi instantáneamente y aunque las cenizas residuales representan un producto de menor volumen, se considera que contienen mayor toxicidad. Ello tiene el potencial de impactar seriamente los terrenos dedicados al pastoreo de ganado, poniendo en riesgo la industria lechera del país, así como la salud de los habitantes del lugar. El planificador Félix Aponte opina que la operación de la planta incineradora implica que la sociedad tiene que mantener la generación activa de residuos sólidos para alimentarla, derrotando la deseabilidad y la viabilidad de la reducción, el reúso y el reciclaje de estos residuos. De ese modo, se compromete la disposición correcta de los desperdicios sólidos, la salud del ambiente y de nuestro pueblo.

La acumulación y la quema, no es la forma correcta de disponer de los desperdicios sólidos por las consecuencias insalubres que ello acarrea para nuestro pueblo y el ecosistema. El gobierno de Puerto Rico, tiene que implantar una política coherente sobre la disposición ecoamigable de los desperdicios y un proceso intenso de educación a todos los ciudadanos sobre la disposición de la basura. Es indispensable concentrar esfuerzos en disponer de los desperdicios mediante su reducción, reúso y reciclaje.

Aun está pendiente de resolverse la impugnación que ha hecho Energy Answers de la denegatoria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales para extraer agua del Caño Tiburones. Confiamos en que dicho permiso sea finalmente denegado.

Otras columnas de María de Lourdes Guzmán

martes, 26 de junio de 2018

La otra cara de nuestra lucha

La licenciada María de Lourdes Guzmán alude a las gestiones realizadas en Nueva York y Washington por un grupo de mujeres que aboga por la descolonización de la isla y critica argumentos del gobernador a favor de la estadidad

💬Ver 0 comentarios