Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

No dejen desempleados a nuestros atletas

Hoy, 1 de febrero, la cifra de desempleados en Puerto Rico volvió a aumentar.

Esta mañana, alrededor de 20 deportistas se levantaron sin la seguridad de que volverán a cobrar el salario que les corresponde como integrantes de la Junta de Atletas a Tiempo Completo, un organismo adscrito al Departamento de Recreación y Deportes (DRD). La función primordial de la Junta es que los mejores atletas del país se puedan dedicar de lleno a entrenar, sin tener que trabajar para subsistir.

Como ha reseñado este diario, la Junta no se ha reunido en el pasado año. Peor aún, el gobernador Ricardo Rosselló no ha nombrado sus integrantes desde que llegó a la Fortaleza, y el asunto no pareció ser de importancia para Andrés Waldemar Volmár Méndez, quien renunció a la secretaría del DRD hace casi tres semanas.

Ayer expiraron los contratos de la Junta. Y sin una Junta activa, no hay quien le pague a los atletas, que quedan, a todos los efectos, desempleados.

La Junta es fundamental. Como ejemplo, recordaré el caso de Jaime Espinal, medallista de plata en las Olimpiadas de Londres 2012. Antes de que ganara su presea olímpica, Espinal era como otros cientos de atletas en la isla: buscaba hasta debajo de las piedras por ayuda económica. En el 2010, reconociendo que una presea de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez lo colocaría en la Junta y se aseguraría un salario, Espinal se esforzó en sus entrenamientos para subir a lo más alto del podio. Lo logró, comenzó a recibir salario, y el resto es historia.

Atletas del calibre de Javier Culson, Beverly Ramos, Franklin Gómez y Vanessa García han aprovechado la ayuda de la Junta para dedicarse de lleno a competir. Y para atletas que no tienen auspicios de compañías privadas, su salario de la Junta es su única ganancia. En el 2016, el año de las últimas Olimpiadas, el DRD destinó $696,000 a los salarios de los atletas. Según números publicados por El Nuevo Día, los salarios iban desde los $50,000 de Culson hasta los $10,500 de otros cuatro atletas.

¿En realidad el gobierno no puede localizar $700,000 para sus mejores atletas? Mucho más se gasta en asesores, escoltas y otros asuntos insignificantes para el pueblo. Gastar ese dinero en atletas es invertir en tener más figuras como Mónica Puig, Culson, Espinal... ¿O ya olvidaron que cuando Puig ganó el oro en Río no se registraron asesinatos ese fin de semana?

La nueva secretaria del DRD, Adriana Sánchez Parés, tiene la llave. Ojalá triunfe en su encomienda de enderezar la agencia. No podemos dejar desempleados a nuestros atletas, ya tenemos demasiadas personas en la calle.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 15 de noviembre de 2018

A proteger nuestro béisbol como si fuera un monumento

Hace unos días comencé la lectura del libro Clemente, en la víspera de la gloria que publicó Néstor Duprey el año pasado. Es un libro diferente a los que ya se han escrito de Clemente, pues se enfoca en esa temporada de 1970-1971 de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (hoy Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente o LBPRC) en la que el astro de los Piratas de Pittsburgh dirigió a los Senadores de San Juan.

💬Ver 0 comentarios