Mario Pabón Rosario

Perspectiva

Por Mario Pabón Rosario
💬 0

No, Dr. Bernier, no

En una columna titulada Diversidad, fortaleza del PPD, el Dr. David Bernier nos pregunta si creemos que nuestro país necesita un partido que no defienda una opción de status en particular,  en el que personas con distintas opciones de resolver el problema colonial puedan converger para impulsar reformas políticas y gubernamentales. Mi respuesta, con cariño y respeto, es:  No, Dr. Bernier, no.

Luego de las decisiones del Tribunal Supremo federal, el Partido Popular Democrático no puede seguir postergando la decisión de hacia dónde marcha en el futuro.  Un partido político no es un ateneo, ni un cafetín donde los intelectuales se reúnen a dialogar sobre la vida.  Tampoco es un equipo deportivo cuyo único objetivo es ganar campeonatos sin importar lo que piensen o como se comporten sus miembros fuera de la cancha. Un partido político es un grupo de personas organizadas para adelantar una idea de cómo hacer un mejor país. 

Para convencer a las masas de que se unan a ese grupo, es necesario estar claro sobre qué idea es la que ha de adelantarse.  Hasta ahora, el PPD ha tratado de vender la idea de que el ELA como está es suficiente para mejorar nuestra condición, mientras esté bien administrado. 

Si ello fuera cierto, quizá hoy estaríamos en el poder con una súper mayoría.  Pero hasta los más leales al ELA saben que el ELA tiene que evolucionar. Si los activistas populares estamos claros sobre eso, ¿cómo vamos a convencer a las masas que se nos unan, si no establecemos cuál es esa dirección?

Su columna aparenta partir del concepto de que primero debemos resolver la situación económica y luego el status.  Lamentablemente, esa posición es incorrecta.  Cada alternativa de status provee herramientas distintas para manejar la crisis.  Cualquier partido que pretenda resolver estos problemas sin escoger su herramienta no está creando un nuevo concepto. Simplemente es estadolibrista por default.  

Si pensáramos que el ELA actual es la herramienta para resolver nuestros problemas, con mucho gusto lo defenderíamos.  Pero los hechos, la historia y PROMESA nos han enseñado que el ELA no es alternativa. Si el producto que tenemos no sirve, entonces, ¿qué queremos vender?

Nelson Rockefeller dijo una vez que “no podemos, ni como país ni como partido, marchar hacia el futuro bajo un pendón cuyo único símbolo sea el de interrogación”. Eso sería el resultado de su propuesta, Dr. Bernier. Para algunos, definirse parece ser el fin del mundo. Para los puertorriqueños y los populares, como para la oruga, definirse puede significar convertirse en mariposa.  Por eso, estimado doctor, mi respuesta a su pregunta es No.

Otras columnas de Mario Pabón Rosario

💬Ver 0 comentarios