Jorge Suárez

Punto de vista

Por Jorge Suárez
💬 0

No hacen falta discursos para detener el crimen

El estado de salud mental de algunos en el país puede ser de alguna forma reflejo de la situación criminal y de ausencia de valores que enfrenta Puerto Rico. No es momento de discursos bonitos sobre cómo atender la situación. Es momento de atacar el crimen desde sus diferentes orígenes y, sobre todo, ser efectivos en la prevención. Nos enfrentamos a un fin de semana sangriento de 11 asesinatos en tres días, incluyendo el de una joven estudiante universitaria en el área sur del país. Lamentablemente, en Puerto Rico en los pasados 53 días han sido asesinadas diez mujeres, lo que refleja estadísticamente que, en promedio, cada cinco a seis días muere una mujer en un crimen violento. 

Por otro lado, la reacción del gobierno a esta situación es la de ser reactivo, no preventivo. Comienzan actuando contra los comercios y horarios de operación como respuesta a la crisis criminal. Lo necesario es trabajar contra los crímenes de odio que continúan en aumento. Durante el fin de semana del 21 al 23 de enero, las estadísticas reflejan que los mismos superan por 12 los cometidos el pasado año hasta la misma fecha. La sociedad enfrenta violencia por intolerancia contra mujeres por ser mujeres, contra los deambulantes por ser deambulantes y así sucesivamente. Esa intolerancia es la que el gobierno, en conjunto con la sociedad, debe batallar y ayudar a reconstruir el orden social que se ha perdido.

De igual forma, los discursos no son los que van a hacer cambiar o reaccionar a la sociedad. La integración del gobierno y de la sociedad en un ente de trabajo común es una de las alternativas que se deben explorar para atender esta grave situación de crímenes fatales que enfrentamos. El temor es el principal estimulante para no hacer nada, a quedarse en silencio ante los ataques, golpes, agresiones, que al final del día son la clave para poder prevenir perdidas de vidas. De ese mismo silencio es el que, más allá de la víctima, la sociedad también se hace eco. Un eco ensordecedor que convierte en cómplices de las muertes, si se tiene conocimiento de las agresiones y no se dice nada. 

La sociedad puertorriqueña enfrenta la situación de miles de personas sin hogar, enfermos mentales, enfermos por la drogadicción y el alcoholismo, entre otras situaciones personales que afectan la sociedad y el entorno. Las palabras bonitas no pueden ser distracción de lo que realmente debe ser prioritario. Se nos está muriendo el país y no queremos actuar, solo reaccionar. Puerto Rico necesita gente seria para atender problemas serios y qué más serio que la seguridad y la estabilidad de todos.


Otras columnas de Jorge Suárez

miércoles, 25 de marzo de 2020

El virus de la violencia también hay que pararlo

Desde enero pasado, cada cinco días una mujer muere asesinada en Puerto Rico. Ese virus de la violencia machista también hay que detenerlo, dice Jorge Suárez Cáceres

miércoles, 18 de marzo de 2020

Responsabilidad social sobre Ley Marcial

Es momento de como sociedad actuar juntos, para poder salir de la situación que nos tiene paralizados y no tener que llegar a extremos innecesarios, escribe Jorge Suárez

💬Ver 0 comentarios