José R. Nadal Power

Tribuna Invitada

Por José R. Nadal Power
💬 0

No les demos la espalda a las ONG

La presentación del nuevo presupuesto propuesto por el gobernador Ricardo Rosselló debe servirnos para reflexionar sobre la importancia de las organizaciones sin fines de lucro o no gubernamentales (ONG) para asegurar los servicios esenciales para los puertorriqueños.

Se ha discutido ampliamente durante los últimos meses que en momentos de estrechez fiscal y económica, los pocos recursos disponibles para el Gobierno de Puerto Rico por medio del recaudo de contribuciones deben dedicarse a servicios y actividades esenciales.

Entre dichas actividades se destacan la educación, salud y seguridad. Pero también podemos añadir la red básica de apoyo social, que pueden formar parte de las categorías de salud y educación, como el cuidado de niños y adultos mayores, albergues y atención a jóvenes que han abandonado la escuela.

La manera más eficaz y eficiente de asegurar los servicios esenciales y la creación de oportunidades para los más vulnerables es a través de las ONG. Las ONG actualmente le proveen a miles de puertorriqueños muchos de los servicios básicos que son responsabilidad del Gobierno. Se trata de organizaciones (se estima que en Puerto Rico hay más de 6,000) que hacen más con menos recursos y que llegan a donde el gobierno nunca ha llegado. Las ONG son indispensables como red básica de apoyo en tiempos de crisis como los que vivimos, y es precisamente por eso que en estos momentos tenemos que ser solidarios con ellas.

Las ONG en Puerto Rico, de acuerdo a un informe de Estudios Técnicos, Inc., representan más del 5% del Producto Interno Bruto y generan más de 200,000 empleos, pero funcionan con presupuestos limitados. Para maximizar la efectividad de los recursos que el Gobierno tradicionalmente ha destinado a las entidades sin fines de lucro, en 2015 se aprobó la Ley de Fondos Legislativos de Impacto Comunitario, la cual establece un sistema de asignaciones a base de planes de trabajo y medición de resultados, gracias a la ayuda de entidades como la Universidad de Puerto Rico y Fondos Unidos.   

Gracias a la estructura legal vigente, destinada a asegurar que los fondos que el Gobierno invierte en las ONG llegan al destino deseado, y el historial de servicio de la mayoría de dichas instituciones, la ciudadanía puede confiar en que cada centavo que se canaliza para servicios esenciales a través de las ONG será uno mejor invertido que en la burocracia tradicional.

Exhorto al Gobernador, a la Asamblea Legislativa y la ciudadanía a defender la continuidad de la importante obra que realizan nuestras ONG. Puerto Rico atraviesa una coyuntura histórica que hace patente que la gestión gubernamental no es suficiente para afrontar los retos que vivimos todos los puertorriqueños diariamente. Hay que dar cara por quienes dan cara por Puerto Rico, los fondos destinados a las ONG son la mejor inversión que nuestro País puede hacer en estos momentos. No les podemos dar la espalda a las ONG. 

Otras columnas de José R. Nadal Power

💬Ver 0 comentarios