Josué Montijo

Buscapié

Por Josué Montijo
💬 0

Normalidad

Hablemos de normalidad.

Palabra tramposa, y más invocada por ciertos personajes.

Estudiando el tema de las cárceles en Puerto Rico descubrí que la palabra normalidad era una referencia constante. Por ejemplo, tras aplacarse un motín -con las consecuencias inherentes al evento- las autoridades correccionales anunciaban que todo había vuelto a la normalidad. Entonces lo nombrado como tal se pregonaba cual dictamen de triunfo pero igual como acto de sofocamiento, domesticación del furor de la protesta, calma del vencedor. ¿Qué generó el motín? Detalle desatendido, a juzgar por la experiencia. A la larga la única aspiración era imponer la normalidad como sello lapidario.

La normalidad se presumía como un retorno inequívoco a lo que hubo antes de. Es decir, una vuelta inconsecuente y hasta tonta al mismo lugar.

Tras las masivas manifestaciones ocurridas poco tiempo atrás, y la salida de dos gobernadores, el deseo desesperado de normalidad se hizo presente en el discurso de muchos. Como decir: la cosa está bien buena pero ya, refrénense, no abusen. Es cuando la anormalidad de los eventos genera angustias, sobre todo a los políticos que sintieron el suelo moverse. Su suelo, claro está, donde normalmente ubican tan cómodos y seguros para dictar las pautas convenidas en ese juego tan suyo.

Dentro de todo este contexto era previsible que eso llamado normalidad funcionara como un comodín para apaciguar los hartazgos y las protestas. Las mismas que, por momentos, rozaron el motín. Movida oportuna y burda, sin duda, pues viabiliza que la clase política encargada de repartirse el bacalao haga una recomposición de escena y se ubique donde toque. O al menos trate.

Ahí está el engaño de eso que aclaman como normalidad. Una elucubración de estable tranquilidad que, bien mirada, tiene tanto de chantaje como de duérmete nene para que los políticos usuales retomen plácidamente sus costumbres de siempre, las normales.


Otras columnas de Josué Montijo

sábado, 18 de enero de 2020

Temblores, miedo y zozobra

Sobre todo está el miedo. Gran protagonista en esta trama. Miedo a nuevos temblores. Miedo a que nada vuelva a ser igual, escribe Josué Montijo

domingo, 22 de diciembre de 2019

Yo tengo ya la casita

Cuando un legislador se dispara un proyecto como el que pretendía despojar a los ancianos de sus casas para costear los servicios necesarios uno debe preguntarse qué sentido tiene elegirlo, escribe Josué Montijo

sábado, 30 de noviembre de 2019

Palabras: luz que viene y te lleva

Josué Montijo reflexiona sobre la fuerza de las palabras, ante la cual nos encontramos en total indefensión.

💬Ver 0 comentarios