Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Nos toca coger la batuta por nuestro deporte

El deporte puertorriqueño ha parecido estar inmerso en un luto continuo desde el año pasado. La Casa Olímpica de San Juan volvió a despedir ayer a un grande de nuestro deporte, en esta ocasión el exbaloncelista, exdirigente, músico y gurú (entre tantas otras cosas), José “Fufi” Santori.

Por la Casa Olímpica pasaron personas de todos los ámbitos que homenajearon la figura de Santori Coll, cuyos restos descansaban en un féretro colocado debajo de los aros olímpicos. Es una escena que, lamentablemente, se ha repetido demasiado desde el 2017. El año pasado, en la sede del Copur se despidieron a figuras como su expresidente, Héctor Cardona; el exsecretario general de FIBA Américas, Jenaro “Tuto” Marchand; y los reconocidos periodistas deportivos Elliott Castro y Joaquín Martínez Rousset.

Todos fueron figuras que ayudaron a forjar la realidad deportiva que conocemos hoy en la isla. Muchos periodistas recurríamos a las mencionadas figuras como fuentes de información para nuestros escritos. Sus conocimientos y trayectorias les hacían un referente.

Todos son parte de una generación que peleó por defender nuestra soberanía deportiva y para que el deporte tuviera un lugar privilegiado en nuestra sociedad. Por ejemplo, todos fueron voces claves en la “plantada de cara” que le dieron las autoridades deportivas en 1980 al gobierno, que quería unirse al boicot de Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Moscú. Puerto Rico, gracias a la gallardía de esa generación de líderes deportivos, asistió a los Juegos en clara defensa de la soberanía deportiva. Santori, como se recordó ayer, fue parte de esa delegación puertorriqueña que fue a Moscú.

Si la medalla de oro olímpica de Mónica Puig en el 2016 puso de pie a todo un país, fue gracias a esa generación de líderes deportivos que defendió nuestro patrimonio deportivo con garras y mantuvo el deporte como una prioridad en esta isla, específicamente en la segunda mitad del siglo XX.

Sus respectivas partidas nos dejan un gran vacío, más en la realidad que vive Puerto Rico. Me preocupa que no emerjan figuras que puedan llenar esos zapatos y que se eche a perder todo lo logrado. La actual crisis económica del país ya ha comenzado a afectar el deporte: cada vez es menos la ayuda para el Comité Olímpico y nuestras ligas, tan ricas en historia, se tambalean o se mantienen vivas con respiración artificial.

Si no continuamos el trabajo de los Tuto Marchand y los Fufi Santori de la vida, el deporte se nos morirá. Hay que defender el deporte desde nuestras respectivas trincheras, ya sea en las canchas o despachos. Los invito a emular todo lo positivo que nos dejan estos grandes puertorriqueños, y así asegurarnos que su legado vivirá por siempre.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 20 de junio de 2019

La NBA y un drama que corre los 365 días del año

Todas las mañanas, mientras me preparo para salir de mi hogar, pongo el televisor en los programas de discusión deportiva de la televisión estadounidense. Me gusta estar al tanto sobre los principales temas de deportes que dominan en Estados Unidos, pues usualmente se trasladan a las redes sociales en Puerto Rico, especialmente cuando se trata de NBA y Grandes Ligas.

jueves, 13 de junio de 2019

La NBA sigue encontrando la manera de fascinarnos

Hace poco más de un año, precisamente en una columna que publiqué el 31 de mayo de 2018, comparé a la NBA con la película Titanic de 1997: todos sabemos cómo terminaba, pero eso no evitó que nos fascinara.

jueves, 30 de mayo de 2019

Mónica Puig volverá a celebrar

Como ocurre cada vez que se disputa un grand slam en el tenis, el público puertorriqueño vuelve a poner su atención sobre Mónica Puig Marchán.

💬Ver 0 comentarios