José Aponte Hernández

Tribuna Invitada

Por José Aponte Hernández
💬 0

Nos vemos en las urnas para lograr la estadidad

Llegó el momento de la definición. Llegó el momento en que los electores de Puerto Rico tendrán la oportunidad de erradicar más de 500 años de opresión colonial y establecer una ruta hacia la igualdad, el progreso, el desarrollo económico sostenido y una mejor calidad de vida para todos los que vivimos en esta amada Isla.

Recientemente, el Senado aprobó el Proyecto 51, de la autoría del presidente de dicho cuerpo, Thomas Rivera Schatz y la delegación de la mayoría parlamentaria, el cual establece la fecha del 11 de junio para que el pueblo de Puerto Rico sea consultado sobre las únicas dos opciones verdaderamente descolonizadoras, la estadidad y la independencia.

Luego de 119 años como territorio de Estados Unidos, nuestro Isla necesita un status digno y permanente, que viabilice un verdadero desarrollo socioeconómico que una a nuestras familias, en vez de separarlas. Uno en el que contemos con los mismos derechos, igualdad en fondos para programas de salud y educación, entre muchas otras cosas, que los ciudadanos Americanos que residen en los demás estados. 

El status colonial de Puerto Rico es el verdadero candado que impide cualquier desarrollo económico sostenible y que nos ha condenado a vivir como ciudadanos americanos de segunda clase.

Independizarnos de Estados Unidos no es opción real. Si fuera tan bueno ser colonia, habría estados buscando el coloniaje. La independencia no garantiza nada que no sea la perdida de la ciudadanía Americana, la pérdida de recursos y de la estabilidad política. Esa es la verdad. Un voto por la separación es un voto por la independencia.

Únicamente la estadidad garantiza que esta y otras generaciones de puertorriqueños gocen en pleno de la ciudadanía Americana. Solo la igualdad garantiza un desarrollo económico sostenible y una mejor calidad de vida para todos.

Los números no mienten, si fuéramos un estado recibiríamos sobre $1,200 millones anuales más para el programa de Medicaid, el cual sufraga los costos la Reforma de Salud. Recibiríamos sobre $1,000 millones al año para reparar y mantener nuestra carreteras, $900 millones en beneficios adicionales para los pensionados, a través del Seguro Social Suplementario. En fin, con la igualdad, la Isla recibiría sobre $10,000 millones más cada año.

La separación, en cualquiera de sus modalidades, de independencia o libre asociación, no es una opción, como tampoco lo es el no hacer nada.

Aquellos que quieren vivir en el inmovilismo, que siempre que llegan a la administración del gobierno con el único objetivo de destruir las finanzas de la Isla para sostener el trillado argumento de que primero se soluciona la crisis fiscal y luego se atiende el status, porque prefieren administra la colonia que darle igualdad al pueblo, les dijo… que su tiempo ha terminado.

Las elecciones pasadas fueron plebiscitarias, así lo dijo desde el primer día el hoy gobernador Ricardo Rosselló Nevares. El pueblo ya votó dos veces, en 2012 y nuevamente en noviembre pasado, por la seguridad que sólo se obtiene mediante la estadidad. A esos que buscan seguir retrasando la solución del problema colonial de Puerto Rico  les repito… su tiempo ha terminado

Nos vemos en las urnas el domingo 11 de enero. 

Otras columnas de José Aponte Hernández

miércoles, 18 de julio de 2018

Tiempo de actuar por la estadidad

El representante José Aponte Hernández llama a trabajar para convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos

miércoles, 27 de junio de 2018

Estadidad al alcance de nuestra generación

El expresidente de la Cámara, José Aponte, resalta la lucha firme de los puertorriqueños para reclamar la estadidad y sus derechos como ciudadanos americanos, orgullosos de pertenecer a los Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios