Astrid Díaz

Tribuna Invitada

Por Astrid Díaz
💬 0

Nuestra casa, Puerto Rico

El patio de mi casa, ese paisaje verde caribeño, está devastado.

El balcón de entrada, ubicado en los pueblos costeros, hoy se encuentra erosionado.

La sala, tal como la plaza de nuestros pueblos, está deteriorada.

Los cuartos son las comunidades y están inundadados o destrozados.

Su ornamentación, los monumentos y parques, está afectada.

No tiene luz ni agua, mientras su techo, abierto a la belleza tropical, está frágil a los fenómenos naturales.

Esta es mi casa, mi Puerto Rico, hoy tras el huracán. La casa de todos los que habitamos esta gran isla y en donde desarrollamos nuestra vida cotidiana llevándola en nuestro corazón.

En esta gran casa que, a pesar de este embate, sigue siendo bella por demás, habita su principal caudal, cada puertorriqueño o hermano ciudadano que hoy sufrimos y vivimos día a día el dolor de su destrucción, pero que juntos la reconstruiremos fuerte.

Será una gran oportunidad para rediseñarla integrando cada aspecto en una planificación coherente, sustentable en el marco de soluciones prácticas, urbanas y comunitarias. 

Como arquitecta estoy confiada que de la crisis pasaremos a la esperanza, de la inmediatez al proyecto de reconstrucción planificada con diseños de calidad, desarrollos eco amigables, repoblación de centros urbanos y fuera de zonas inundables, evitando los errores del pasado, educando a las comunidades en el proceso y haciéndolas partícipes.

Borinquen, como decía nuestro jibarito Rafael Hernández, "hoy que te desvives con tus pesares" te reconstruiremos más fuerte, bella y segura. ¡Juntos Podemos!

Otras columnas de Astrid Díaz

martes, 5 de septiembre de 2017

Urge cultura de emergencia

La arquitecta Astrid Díaz, ante el posible paso del huracán Irma, señala la necesidad de prepararse para fenómenos como este

💬Ver 0 comentarios