Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Nuestra iupi

En 1997, con 16 años, ingresé a la Universidad de Puerto Rico. Para alguna gente, había razones por las que yo no debía estudiar en el principal centro docente del país. Justamente, esas razones eran mi principal motivación. Aquellos estereotipos que escuchaba sobre la UPR –la de los pelús revolucionarios- me inspiraban. Las críticas negativas me parecían producto de la ignorancia.

La iupi, como cariñosamente le llamamos, fue mi primera opción. Yo deseaba ir a una universidad en la que pudiera cultivar mi pensamiento crítico, en la que pudiese debatir y dialogar sobre los asuntos que nos competen como pueblo. Yo quería entrar a la iupi y completar un bachillerato. Todavía, recuerdo cuando llamé a “SIRVE” –un sistema automatizado-, desde el teléfono de la oficina de mi escuela superior, para averiguar si había sido admitida. Rememorarlo aun me emociona.

En la iupi, completé un bachillerato en Comunicación. También, obtuve un grado de maestría en Teoría e Investigación de la Comunicación. Esa preparación académica, que venía cimentada por la educación que recibí en tres escuelas públicas de mi natal Fajardo, me permitieron recibir un doctorado en Antropología Social en la Universidad de Texas en Austin.

Hoy, desde el salón de clases, revivo mis momentos como estudiante. Mis estudiantes, con sus ganas de comerse el mundo y de solucionar las situaciones más complejas y precarias que experimentamos como país, son el vivo ejemplo de que la iupi vale la pena.

Celebro cada logro de mis estudiantes y exestudiantes: admisiones a prestigiosas universidades, experiencias de intercambio en el extranjero, internados, becas, presentaciones en conferencias nacionales e internacionales, publicaciones, premiaciones e integración en el mundo laboral.

Yo les apuesto a mis gallitos y jerezanas. Que no le quepa duda a nadie de que la iupi es necesaria. La iupi tiene que ser el proyecto educativo más importante del país. Permitamos que miles de estudiantes continúen forjándose carreras universitarias y garanticémosles a las nuevas generaciones una Universidad de Puerto Rico abierta.

Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

jueves, 13 de junio de 2019

¿Cómo se define la belleza puertorriqueña?

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach aborda el tema de la mujer negra en los certámenes de belleza en la isla y expone cuestionamientos como ¿cuáles son los estereotipos de belleza que se privilegian en Puerto Rico?

viernes, 10 de mayo de 2019

Rescatar a Vieques

La antropóloga Bárbara Abadía llama a atender las necesidades severas que Vieques padece

jueves, 11 de abril de 2019

El derecho a educarse

La profesora Bárbara Abadía señala que el andamiaje político amenaza con privatizar la educación pública en Puerto Rico

jueves, 28 de marzo de 2019

El machismo

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach comenta el brutal ataque contra una adolescente de 13 años, quien recibió quemaduras en 90% de su cuerpo. Su exnovio es sospechoso de la tentativa de asesinato.

💬Ver 0 comentarios