Arturo Massol Deyá

Tribuna invitada

Por Arturo Massol Deyá
💬 0

Nuestra marcha del Sol

Armonizar el discurso con la acción es fundamental para nosotros, decimos haciendo. En la protección ambiental son décadas manejando comunitariamente zonas importantes para la seguridad hídrica del país como el Bosque del Pueblo y el Bosque La Olimpia. Temprano reconocimos que la amenaza mayor a los recursos naturales es la agenda energética que depende de combustibles fósiles. La lista de incompatibilidades se extiende desde las emisiones al aire que provocan la quema de petróleo, gas y carbón, calentamiento global y cambio climático, hasta los daños ambientales causados por accidentes en el transporte y su almacenaje. Esa agenda incluye, desde gasoductos y cenizas tóxicas, hasta vulnerabilidad mayor ante eventos naturales como las consecuencias sufridas tras el paso del huracán María.

En Casa Pueblo decidimos dejar atrás los combustibles fósiles hace dos décadas, cuando instalamos un pequeño sistema solar que consistió de cinco modestos paneles fotovoltaicos con un banco de baterías. Apenas alcanzaba para suplir un 10% de la demanda total. Entonces, éramos sin duda una minoría y vecinos y visitantes miraban aquello con cierta perplejidad. “Estarán locos en Adjuntas”, a veces parecían preguntarse en silencio. Más tarde, en concertación con profesores de la UPR en Mayagüez, modernizamos el sistema alcanzando generar suficiente energía para el 70% de nuestras necesidades. En ese momento, nuestra demanda aumentó con la integración de Radio Casa Pueblo a los proyectos de autogestión.

En 2017 logramos transformar nuestro sistema de generación para producir 110% de nuestra demanda, es decir, suficiente para la radio, la casa, la fábrica de Café Madre Isla, el hidropónico, el cine solar, la Escuela de Música, las comunicaciones, iluminación y todo a través de una microred. Logramos la transición y nos sobra para otros.

Sin embargo, un sector minoritario con intereses particulares quiere forzar el prerequisito de gasificar para luego las renovables. Esta nueva deuda a largo plazo, además de innecesario y falso en el cuadro energético actual, es en hechos el obstáculo mayor que enfrentamos para construir un futuro energético nuestro. Cambiar del petróleo al gas no es una transición energética, solo una sustitución de combustibles condenando a la isla al rol perpetuo de consumidor. Peor aún, establecen falsas promesas para complacer un entendimiento colectivo de movernos a fuentes limpias y renovables mientras un impuesto al Sol sigue escondido como posible medida punitiva.

En 1999, instalamos un sistema solar en el primer campamento de desobediencia civil Monte David en Vieques que cumplirá en unos días su 20 aniversario. A partir de 2017, tras la experiencia del huracán María, hemos realizado sobre 150 instalaciones en nuestro pueblo. Desde neveras solares, colmados en los barrios, sistemas para equipos médicos, ferreterías, lechonera, pizzería, centro agrícola, la torre de transmisión, un cine, la barbería, decenas de hogares y salones del Bosque Escuela hasta la estación de bomberos, emergencias médicas y el hogar de ancianos. Casa Pueblo ya no representa el único oasis energético. Nuestra respuesta, junto a muchos colaboradores, ha transformado el paisaje energético de Adjuntas para vivir mejor y estar mejor preparados ante eventualidades del futuro.

Nuestra marcha del Sol comenzó 20 años, pero queda mucho pendiente. Estamos listos para los próximos pasos. El 21 de abril cumpliremos 39 años de autogestión y marcharemos por el Sol en Adjuntas. Marcaremos el futuro energético que queremos, que es la libertad que nos ofrece la energía renovable. Ese día presentaremos un nuevo referente reproducible para los 78 municipios, que puede cambiar el destino energético de Puerto Rico.

Los cambios no se dan solos con escribir letras sobre papel o con pensar y tener buenas ideas, los cambios se logran con el poder social que piensa, actúa y escribe sus propias leyes. Te esperamos para impulsar esta ruta, una Marcha del Sol que continúa. Enfrentaremos el discurso de la manipulación de este y gobiernos previos, que dicen una cosa y actúan en dirección contraria. Para la Resurrección del Planeta con la Insurrección Energética, Adjuntas y Puerto Rico pueblo solar, juntos lo vamos a lograr.

Otras columnas de Arturo Massol Deyá

💬Ver 0 comentarios