Héctor Luis Acevedo

Tribuna invitada

Por Héctor Luis Acevedo
💬 0

Nuestras esencias son lo primero

Los pueblos crecen o se destruyen en las crisis. Su cultura talla sus esencias en momentos de grandes retos ejercitando “la última libertad del hombre”: su capacidad de reaccionar ante las grandes adversidades.

Nuestra gente eligió democráticamente al exgobernador Ricardo Rosselló y en el ejercicio de su libertad de expresión lo residenció moral y políticamente. Y sin violencia   Ahora nos toca recobrar la normalidad con fidelidad a nuestras esencias. El camino no es fácil, requiere altura de miras y visión de las consecuencias de nuestras acciones.

La sucesión del gobernador está inmersa en una seria controversia. La Constitución dispone que el secretario de Estado sea quien le sustituya y ante la vacante se nombró al licenciado Pedro Pierluisi. El Diario de Sesiones de la Convención Constituyente del 30 de enero de 1952, a mi entender, refleja claramente la necesidad de ser confirmado por ambos cuerpos legislativos para cubrir permanente el cargo de gobernador.

Sin embargo, en el año 2005 la legislatura y el gobernador aprobaron la Ley 7 permitiendo que el secretario de Estado jure permanente el cargo de gobernador sin la confirmación de los cuerpos legislativos. Esa propuesta específica fue sometida por el Departamento de Justicia el 9 de febrero de 2005, y luego adoptada por la legislatura y por el gobernador.

Una ley se presume constitucional hasta que un tribunal dictamine lo contrario y, salvo que sea intrínseca inmoral, debe ser respetada. Por ello entiendo errado el comentario del viernes de que se dio un golpe estado. Fue un error de juicio que jurara como gobernador, pero eso no es ilegal, aunque entiendo es inconstitucional.

El Senado pospuso a propósito la vista y votación fuera del término de la renuncia para que la Cámara de Representantes le resolviera el problema y tornara académico el nombramiento. Los votos aparecieron y se crea este problema. O sea, el Senado creó el problema, pues si hubiese votado en contra el viernes se acabó el evento. No lo hizo y el gobernador juramentó.

Ahora tenemos una votación sobre un puesto que no está ocupado. Por eso es que hay que ir más allá de lo literal a la sustancia, el contenido sobre la forma. Hizo bien el gobernador al someter su puesto al Senado. Este cuerpo debe votar una confirmación constructiva de una manera u otra. Los votos son lo esencial. Es la legitimidad. Igualmente, el gobernador debe comparecer a contestar las preguntas del cuerpo al cual le está pidiendo su aprobación.

En este océano de errores hay que mirar al norte de nuestros principios de tolerancia al adversario, de respeto al que ganó las elecciones y a las esencias democráticas de nuestra gente. Nuestra Constitución nos guía en tiempos de tempestad.

Los días pasan, pero las instituciones y las buenas constituciones se crecen con el tiempo,y son el mástil y el ancla en la hora de la verdad. Puerto Rico por encima de todo, dirían nuestros patriotas. Nuestras esencias son lo primero.


Otras columnas de Héctor Luis Acevedo

💬Ver 0 comentarios