Arturo Massol Deyá

Tribuna invitada

Por Arturo Massol Deyá
💬 0

Nuestro presente energético alterno

Hace ya tres meses que la Barbería Pérez en Adjuntas opera con un sistema de energía solar que instaló Casa Pueblo como parte de sus iniciativas de activación económica. Días atrás pude visitar a Don Wilfredo, el barbero, a quien le pregunté por su factura de luz. Es la primera persona que conozco a la que le brillan los ojos cuando se aborda este tema. Literalmente, la lectura actual coincidía con la lectura anterior. De unos $65-75 que solía pagar, ahora su cargo total del servicio no superó $5.80 correspondiente al ‘cargo fijo por servicio de cuenta’ más 80 centavos de ‘diferencia cargo mínimo’ (No entendí este 14% adicional en su factura por cero consumo).

“Ni cuenta me di del apagón, los clientes son lo que me avisan cuando no hay luz en el pueblo”, me afirmó con una combinación de orgullo y felicidad para luego mostrar empatía por aquellos que siguen en necesidad. “Son muchos sin luz en el campo”, me aseguró.

La barbería se suma a un perfil de proyectos en temas de energización y eficiencia energética en el punto del consumo que realiza Casa Pueblo. Están los que se dedican a hablar de lo que se debe hacer y la conversación es necesaria. Otros que, desde sus escritorios, se sienten superiores y no fallan en criticar y quejarse, mientras en nuestro caso, más que hablar de oportunidades, operamos en un estado de urgencia y necesidad para construir un modelo diferente. Decidimos dedicarnos a hacer con lo que podemos y está al alcance, con el apoyo de muchos y sabiendo que las tecnologías avanzan. En solo unos meses atendimos 10 hogares en la comunidad El Hoyo con sistemas de resguardo para equipos médicos como máquinas de diálisis o terapia respiratoria. Atendimos el tema de seguridad alimentaria con sobre 50 neveras solares instaladas en todos los barrios del municipio y el primer colmado solar en el Barrio Guilarte.

En el tema de educación y entretenimiento, se estableció un salón solar en el Bosque Escuela y el primer cine solar de Puerto Rico, mientras en las comunicaciones se estableció un nuevo referente con el primer transmisor de radio completamente solar que ahora sirve a Radio Casa Pueblo. Pronto serán dos ferreterías, 5 colmados más, 25 hogares a los que vecinos se refieren como ‘los cucubanos’, 3 casas más con necesidades de diálisis peritoneal y hasta la primera lechonera de un joven trabajador. El obrero con su carrito de hot dogs de la esquina de la plaza está en la mira, al igual que el agrocentro.

A las ferreterías que transformaremos en solares les pedimos que ofrezcan especiales en productos de eficiencia energética para su clientela, con la idea de que les ayudamos para que ayuden a otros. A los colmados les solicitamos controlar sus precios, no cerrar sus operaciones, ofrecer alimentos de mejor calidad y servir de oasis energéticos como Casa Pueblo le ha servido a nuestro pueblo. Quienes recibieron neveras se comprometieron a ser solidarios con sus vecinos, el barbero a bajar sus tarifas.

Mientras todo esto ocurre, trabajamos con profesores y estudiantes de la Universidad de Michigan en la innovación para diversificar fuentes de energía y desarrollar sistemas híbridos para un micro-red energética. ¿El plan? Integrar biomasa agrícola con residuos vegetativos para generar hidrógeno en la noche y combinarlo con un sistema fotovoltaico diurno.

Opciones existen, las tecnologías evolucionan. Lo que queda evidenciado es lo obsoleto y perjudicial de modelos basados en combustibles fósiles y la necesidad del País hacer la transición a fuentes limpias y renovables. El sol funcionó bien antes y tras el huracán, y rinde buen servicio en lo cotidiano.

Si algo tenemos son excedentes de generación de energía fósil centralizada. Hace falta menos de esa y hablar de quemar basura para generar energía eléctrica es un gran retroceso. Donde parece emerger un consenso, incluso con el informe reciente del Departamento de Energía federal, es en maximizar los recursos energéticos locales donde, bochornosamente, solo un 0.41% de la energía generada en Puerto Rico es con el sol. La ruta es clara, lo que falta es la voluntad para hacerlo. En Adjuntas tenemos mucho más que voluntad y por eso nuestra realidad sigue cambiando, y sí, estamos mejor preparados.




Otras columnas de Arturo Massol Deyá

jueves, 28 de junio de 2018

Nuestro presente energético alterno

El profesor Arturo Massol Deyá explica iniciativas diversas con fuentes alternas de energía puestas en vigor en Adjuntas tras el impacto del huracán María

💬Ver 0 comentarios