Edwin Robles

Tribuna Invitada

Por Edwin Robles
💬 0

Nuestros policías no resistieron más

Durante los últimos años, la Policía de Puerto Rico ha sido marginada y utilizada para ventajas políticas de diferentes candidatos a la gobernación hasta llegar a eliminar el contrato existente que garantizaba un 75% de su salario al momento de su retiro.

Comenzó durante el cuatrienio del gobernador Alejandro García Padilla, en el cual se legisló y aprobó la Ley 3-2017, la cual redujo considerablemente la pensión de los policías, de un 75% a poco más de un 38%. Nuestra Policía ha sido utilizada por diferentes políticos, incluyendo el actual gobernador Ricardo Rosselló, con promesas que sabían no podían cumplir, para obtener su voto en las elecciones, llegando a utilizar a organizaciones policíacas para llevar este mensaje político a través de las diferentes páginas de dichas organizaciones en las redes sociales.

Nuestros policías, creyendo en esas promesas, le dieron un voto de confianza al actual gobernador, resultando un fiasco para todos. Una de sus promesas de campaña fue restituir el retiro tal como lo tenían cuando ingresaron a la Policía. Esto no ha sucedido a pesar de las constantes peticiones de las diferentes organizaciones y grupos individuales de policías para que se enmendara la ley tal como fue su promesa principal de campaña para los policías.

Durante los pasados huracanes, estos abnegados hombres y mujeres de la Policía de Puerto Rico y de las diferentes policías municipales, demostraron al pueblo su compromiso, trabajando 12 horas o más diarias sin días libres, durante aproximadamente tres meses, bajo sol, lluvia, con poca alimentación y poco descanso. Trabajaron en diferentes intersecciones para que nuestro pueblo se levantara.

Este compromiso de los policías estatales y municipales logró poco a poco ayudar a levantar nuestro país y aún continúan haciéndolo, pero a ellos el gobierno no permitió que se levantaran. Muchos dejaron a sus familias atrás, perdieron sus viviendas, pero dieron el máximo por nuestro Puerto Rico.

Llegó un momento en que nuestros policías no resistieron más y, motivados por el cansancio físico y emocional causado por el exceso de trabajo y el no pago de sus horas extras trabajadas, decidieron utilizar el derecho legal que les cobija, reportarse enfermos y muchos aprovecharon para exigir el derecho a un retiro digno.

El gobernador, en vez de intentar resolver el problema, ordenó una investigación contra aquellos que utilizaron su licencia de enfermedad a la que tenían derecho, lo que provocó una indignación general, tanto de los policías activos, retirados y de los diferentes gremios.

Los reclamos han sido expuestos por diferentes medios, logrando llegar al monitor de la Policía, Sr. Arnaldo Claudio, quien coordinó una reunión con la Sra. Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta de Control Fiscal, y el Sr. Sausedo, representante del Departamento de Justicia federal.

Todos estábamos esperanzados en recibir noticias agradables que llevarle a nuestros policías. Pero para nuestra sorpresa, todo fue decepcionante, sólo se consiguió un “no” de ellos. Estos manifestaron la falta de liquidez del gobierno antes y después de los huracanes, por lo que no podían acceder a los reclamos de los policías y dejaron en manos del gobierno estatal la solución. Decisión salomónica de parte de ellos, sin ofrecer alternativas para resolver los problemas de nuestros principales trabajadores.

La mayoría de los policías estatales y los policías municipales de San Juan aún espera por el pago de las horas extras y la solución al retiro. Nuestro gobierno está llevando a la seguridad del país a renunciar en masa para buscar mejores condiciones de trabajo, exponiendo la seguridad de nuestros ciudadanos.

💬Ver 0 comentarios