Joel Acevedo

Punto de vista

Por Joel Acevedo
💬 0

Nuevas habilidades para los niños en tiempos de pandemia

El COVID-19 y el distanciamiento social han representado un reto para muchos de nosotros. Sin embargo, aunque nos ha tocado ser los educadores sustitutos de nuestros hijos, es una gran oportunidad para enseñarles nuevas habilidades que estén más allá de las materias básicas que enseñan nuestros amados educadores.

Veamos las actividades y habilidades que se pueden relacionar:

Memoria de trabajo: es una habilidad cognitiva que permite que el niño memorice patrones. Se puede desarrollar haciendo juegos como “memory” o aquel famoso juego “Simón”. En términos de movimientos funcionales puede aplicar algún ejercicio complejo que requiera que se aprenda el movimiento por partes, es decir, desde la postura hasta la ejecución del mismo.

Flexibilidad cognitiva: es una destreza que nos permite ser creativos al explorar distintas maneras de lograr las cosas. Se puede trabajar buscando que el niño aprenda una habilidad nueva cada día. No tienen que ser complicadas, pueden ser destrezas simples como saltar la cuerda, etc.

Planificación: es una habilidad importante para que el niño no se enfoque en el placer inmediato, sino que tenga la capacidad de retrasar el placer para poder alcanzar su objetivo. Se pueden utilizar los legos para crear o incluso se pudiera utilizar el mismo ejercicio complejo y que el niño planifique por pasos cómo va a lograrlo.

Atención: es importante para poder captar la información que se va a ejecutar. Mi predilección para trabajar atención son los ejercicios visuales, es decir, todo aquel deporte o actividad que lleve implícito el seguir con la vista la dirección de una pelota.

Control de impulsos: en esta destreza el niño logra tener dominio sobre respuestas automáticas y toma decisiones pensadas. Esta habilidad se puede desarrollar a través de ejercicios de respiración consciente.

Regulación emocional: el arte de modular las emociones es tan importante como el “iQ”. Esta permite que el niño tenga autocontrol. Se pueden utilizar artes dramáticas para conocer, modular y ejecutar las emociones.

Automonitorización: esta habilidad es considerada una metacognición (cuando aprendemos a aprender). La misma permite que el niño tenga consciencia y autoobservación de sus propios pensamientos, sentimientos y emociones. Una práctica como el “mindfulness” es ideal para lograr esa destreza.

Iniciativa: ya en esta etapa estamos hablando de liderazgo. El niño tiene la capacidad de iniciar por voluntad propia sus tareas. Se debe de ir practicando con elementos y actividades que sean afines con sus gustos o preferencias. 

Organización: es una de las más deseadas por nosotros los padres. Es cuando el niño logra tener la disciplina de tener todo ordenado y cuando establece tareas tienen cierta estructura y pasos a seguir. 

Estás son solo algunas de habilidades cognitivas que podemos ir fortaleciendo en nuestros hijos en estos tiempos de pandemia, distanciamiento social y toque de queda.

Otras columnas de Joel Acevedo

viernes, 10 de abril de 2020

Profesionales de la salud en la línea de fuego

En esta crisis los profesionales de la salud pueden experimentar altos niveles de estrés y, de no tomar medidas preventivas, pueden sufrir complicaciones en su salud física y emocional, escriben Joel Acevedo y Rosael Zeno

domingo, 5 de abril de 2020

La ansiedad, sus hijos y el COVID-19

Joel Acevedo cita estrategias para que los niños no se afecten emocionalmente durante el periodo de emergencia vinculado al COVID-19

💬Ver 0 comentarios