Eduardo Lalo

Isla en su tinta

Por Eduardo Lalo
💬 0

¡Oh! no menaje a la venticincación de julio

¿Qué nos cicutan estas ruinas?

¿Qué polvocitan estas décadas sobornadas?

¿Cuánta verdadización de la mentira goberniza

por la lelalización de los botantes

que papeletatizan un día de noviembre

y cuatrienizan en cruz la insoberanía?


Así, bipartirizados, bipolarizamos la euforia y el descalabro.

Así, realenguisados como reses de barbiquiú.

Así, en babia lenta, continuamos y finizamos

para siempre nunca jamacizados.

Washington City nunca ha orejado

la gritalidad boricua

y la malentendidad corazónenrrollada

redial y redial

en la isla antiguamente vitrinada

del ELAmiento

que, nuncado, existició.

Política que, errorhorroriciendo gringolea los ojos.

Pero una cosa no ELAmiente:

esperpentizados confinamos en el futuro.

Otras columnas de Eduardo Lalo

sábado, 2 de mayo de 2020

Nuestra coloniahecatombe

No hay nada como nuestra democracia, porque nada tiene de democrática nuestra toda colonia, la ya atesorada por una centuria coloniahecatombe, escribe Eduardo Lalo

sábado, 18 de abril de 2020

El PNP

Solo hay un hilo conductor en toda esta trama: médicos, la gobernadora, sus funcionarios, los dueños de la compañía de construcción, todos, absolutamente todos, son miembros del Partido Nuevo Progresista, escribe Eduardo Lalo

sábado, 4 de abril de 2020

El futuro llegó

Desde el día de hoy soy un viejo, alguien cuya época no volverá nunca más. Mi cuerpo es antiguo… A partir de este momento soy un aborigen perteneciente a una cultura en vías de extinción, escribe Eduardo Lalo

💬Ver 0 comentarios