Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Ojalá que los adultos jueguen como los juveniles

Con el balance excelente de Puerto Rico en los Mundiales de U-22 y U-17 en 1997, 2014 y 2018, celebrados en Melbourne, en Australia; en Dubai, en Emiratos Árabes; y Rosario y Santa Fe, en Argentina, respectivamente, se denota con meridiana claridad la calidad de sus baloncestistas juveniles o veinteañeros tempranos.

Con Carlos Morales de timonel, más Carlos Calcano y Ángel López Panelli de asistentes, los boricuas tuvieron récord de 7-1 en suelo australiano, perdiendo en la final con el anfitrión, pero venciendo dos veces a Yugoslavia, a Lituania, Estados Unidos, Nueva Zelanda, España y a China en el debut, 126-47.

Esta escuadra contaba con los centros Daniel Santiago, Rafa Martínez, el ala-pívot Shariff Fajardo, los delanteros Puruco Látimer, Rolando Hourruitiner, Ángel Paniagua, Carlos Vázquez, los defensas Fernando Ortiz, Bobby Joe Hatton, quienes fueron escogidos por encima de los aún noveles, Carlos Arroyo y Larry Ayuso; cerrando el trío de Guayacán Santiago, Carmelo Travieso y Edgar Padilla.

Obviamente, ha sido la actuación más brillante en los anales del basket boricua, que ahora acaba casi de imitarle al ganar la medalla de bronce, tocándole las riendas el eficaz Omar González, favorecedor de defensa férrea, y colocando al armador André Curbelo en el Equipo Ideal, con 13.6 puntos, 5.6 rebotes y liderar el certamen en asistencias con 5.9; y la fuerza ofensiva de Jermaine Miranda, 16.9 y Víctor Rosa, 15.4.

Sin embargo, ya en 2014, gracias al programa de Georgie Rosario, se mandó el primer aviso de crecimiento internacional, con el dominio de Arnaldo Toro en la zona pintada: primer reboteador de la competición con 13.6, amén de 16.0 tantos, y la valía del base Iván Gandia y del alero Leandro Allende.

De hecho, los planes eran que este combinado, en gran medida, compitiese en los Juegos de Barranquilla, lo que no pudo concretarse.

En fin, creo que esta gesta continuará con Mundi Báez como coordinador general, pues estuvo al lado de Rosario y sigue los mismos sistemas de captación, evolución y eventual progresión.

Otras columnas de Chu García

lunes, 21 de enero de 2019

El calendario de Manny Pacquiao es ingastable

En el idioma filipino, el tagalo, se le llama kalendaryo al calendario o almanaque, y hace años que Manny Pacquiao, con 40 años en sus pantorillas en forma de diamante, lo ha tirnado en metal que no se desgasta: es latente su cuerpo y espíritu combativo de veinteañero, dejando escapar una sonrisa que noquea a sus rivales fanforroneros e inescrupolosos, tal como Adrein Boner, que el sábado pasado se creyó un gúiski de solera y resultó una cerveza light.

viernes, 18 de enero de 2019

Mariano Rivera merece el 100% de votos

Siempre hay un tiburón que gusta de asomarse a las costas, más que todo para asustar a bañistas. Y tal parece ser este el caso del periodista Bill Ballou, un veterano que ha osado afirmar que no le daría el voto a Mariano Rivera para ser elegido a Cooperstown, el martes próximo en las elecciones anuales que cuenta con sobre 400 papeletas.

miércoles, 16 de enero de 2019

Endurece el horizonte de Mónica Puig

Si hay un deporte tan competitivo y lleno de altibajos, el tenis está entre los primeros, particularmente en la WTA, el circuito profesional femenino en que posiciones relevantes en el ranking no garantizan victorias.

lunes, 14 de enero de 2019

A José Juan Barea le sobran talones

El pediatra mayagüezano Jaime Viqueira fue el primero en comprobar que el recién nacido el 26 de junio de 1984, José Juan Barea Mora, tenía un corazón de león.

💬Ver 0 comentarios