José M. Medina Montes

Tribuna Invitada

Por José M. Medina Montes
💬 0

Optimismo noticioso y sensatez gubernamental

Escuché en una ocasión que un magnate ordenó que le hicieran un periódico personal para leer en el desayuno, en el cual sólo aparecieran noticias sobre cosas buenas que habían ocurrido en su país y el mundo el día anterior. No puedo asegurar la veracidad de este hecho, ni si efectivamente se llevó a cabo el propósito del magnate.

Pero sí comprendo su deseo de recibir noticias positivas y agradables, que ayuden a tener un enfoque optimista. De hecho, hice el “experimento” de leer El Nuevo Día del 23 de febrero pasado buscando esas noticias buenas que pueden ayudar a que te caiga bien el desayuno.

Y de hecho las encontré, aunque no en “estado puro”, por cuanto también aparecían otras informaciones reales que no se podrían calificar de animantes, que se referían a problemas específicos que necesariamente han de ser también reseñados.

Entre esas noticias refrescantes que ayudan a ver la botella media llena en vez de medio vacía, me fijé en algunas que señalo a continuación por orden de “aparición en escena”, es decir, conforme iba avanzando por las páginas del diario.

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York indicaba que la economía boricua comenzaba ya a dar signos de recuperación, aunque añadía otras consideraciones para matizar la posible euforia.

Se hablaba de que en el centro comercial más grande del país se había inaugurado la tienda de más capacidad de una conocida cadena tipo grandes almacenes. Y también de que en los próximos meses reabría la mayoría de las tiendas de la misma cadena que aun están cerradas tras el paso del huracán.

En el titular del editorial del periódico encuentro la frase de que “la sensatez debe regir la reorganización pública”. El contenido se concentraba después en la reforma de la Policía.

Y, finalmente, encontré una columna de opinión sobre la cultura del cambio, en la que se hacía referencia a la buena acogida que habían tenido algunos cambios realizados en el Departamento de Hacienda, “con una cultura gerencial que ha permitido emigrar de un sistema de contribuciones en papel a un sistema 100% digital”.

También se refería a la bondad que tendría el que la venta de marbetes y sellos pasaran de Hacienda a los municipios. Y concluía con la idea que ante la transformación gubernamental que se avecina, era importante que surja una creatividad empresarial a todos los niveles.

Sin entrar en detalle a analizar la importancia y el verdadero alcance de las noticias e ideas antes señaladas, puede verse en ellas que se enfocan en una línea positiva, optimista y animante, aun cuando hayan de tomarse con un sentido realista, como propugna la sensatez.

Para referirme a la sensatez, que es sentido común, hay una expresión del pueblo que expresa muy bien este concepto para referirse a cosas obvias: la sensatez sería “lo que se cae de la mata”. En el “Tesoro Lexicográfico del español de Puerto Rico” (tesoro.pr) se recoge la siguiente sobre la frase “caerse de la mata”: se dice de algo que es evidente y lógico.

Y es que el cambio simplemente por cambiar no tiene mucho sentido. El cambio ha de ser para mejor. Y esto hay que tenerlo en cuenta al redimensionar el gobierno, cosa muy necesaria pero que ha de hacerse con sensatez. ¡Y si se hacen los cambios con sensatez, podemos estar optimistas! 

Otras columnas de José M. Medina Montes

jueves, 4 de octubre de 2018

Empresarismo juvenil isleño

El profesor José Medina Montes alude a la importancia de fomentar el empresarismo juvenil en la isla

💬Ver 0 comentarios