Nelson Canals

Punto de vista

Por Nelson Canals
💬 0

Oración por un patriota

Palabras pronunciadas en las exequias de Rafael Cancel Miranda, en la sede del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, 7 de marzo de 2020 

A nombre de los cientos de compañeros que formaron parte del Comité Nacional Pro Libertad de los Presos Nacionalistas, nos unimos a la condolencia de familiares, compañeros y amigos de Don Rafael Cancel Miranda. Ese comité hizo historia por su acción unitaria, no sectaria y amplia. Llevó una campaña a nivel nacional e internacional que hizo posible la excarcelación incondicional de los patriotas nacionalistas. También, agradecemos la aportación del ilustre Colegio de Abogados y Abogadas en apoyo a la libertad de los presos políticos y en especial por este acto solidario.

Tengo el honor de expresarles a ustedes mi agradecimiento a Dios por permitirme compartir un espacio de vida con el ser extraordinario que es Rafael Cancel Miranda. Mi expresión de gratitud está fundamentada en más de cuarenta años de comunicación con Rafael. Lo conocí personalmente cuando lo visité en la prisión federal de Estados Unidos en Marion, Illinois en 1974. Aquella primera visita dejó en mí una impresión imborrable. Recuerdo su mirada fija en mis ojos, su sonrisa dibujada bajo un poblado bigote, su hablar pausado y emotivo y una despedida con un abrazo fuerte y fraternal. 

Lo visité tres veces más y en cada ocasión en que yo pretendía llevar consuelo y aliento, era yo quien salía motivado y esperanzado espiritualmente por el optimismo que irradiaba. Aquel boricua, aunque estaba encarcelado, era el ser humano más libre que he conocido. Ese optimismo fue el motor que llevó al triunfo nuestra campaña de excarcelación de él y de los demás presos nacionalistas, Oscar Collazo, Lolita Lebrón, Irvin Flores y Andrés Figueroa. Sirvan estas palabras para honrar la memoria de esos patriotas. 

Personalmente le doy un abrazo fraternal a Angie por su amor y abnegado cuido. A los hijos de Rafael les reitero mi afecto y cariño. A ti, querido hermano Rafael, te reitero que seguiremos luchando por nuestra liberación nacional y viviremos agradecidos por tu ejemplo, valor y sacrificio. Tío Pito, hasta la victoria siempre.   

Otras columnas de Nelson Canals

💬Ver 0 comentarios