Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Otro adiós

No quiero más decir adiós. No existe un adiós posible. Siempre consume el alma, la arrastra a un fuego que sigue doliendo y crece cada vez que se menciona esa palabra. Es una llama de dolor.

Los adioses nos acechan, nos persiguen. Quizás eso sea la vida, y no queremos que eso sea. Los días de los “nos vemos”, “te llamo”, “voy para tu casa” acaban. Acaba la certeza alegre e indescriptible de ese “llegó mañana” lleno de promesas.

Acabo de dar un adiós que no quise, que nunca esperé dar. Otro adiós, pero un adiós como ninguno de los recibidos y dados en esta vida. Inesperado. Difícil.

Fue un adiós acompañado de sus seres amados que también adiós decían.

Decir adiós es un privilegio que te deshace, por más tranquilo que pretendas estar. Es injusto porque te quedas. Desconcertante porque no sabes qué ahora pasará. Es el momento en que la ausencia llega a tu sangre y te quema.

No importa la edad en que tengas que abrazar ese adiós, a los 30 o a los 60. No importa el lugar. Habrá lágrimas. Habrá recuerdos. Habrá una sutil neblina que te seguirá acompañando. Siempre.

“He aprendido de corazón la lección de los adioses”, escribió Osip Mandelstam, queriendo nunca haber consignado que su vida toda había sido eso – una muy larga procesión de injustas y terribles partidas que dejaron huellas. El adiós es la cicatriz que marca esa huella de un final, el final de esas “equidistancias de estar juntos” de las que escribe Roberto Juarroz.

Pero estas nuevas equidistancias nunca las hemos querido. Nunca hemos querido las equidistancias del adiós, ni de la lejanía. Y mucho menos de la pérdida, de ese dolor de la partida perpetua y final.

Con el cuerpo y el corazón en algún otro lugar nos hemos despedido y se han despedido de nosotros en esta vida amores y amigos que siguen marcando pasos y palabras. Que nadie se vaya, que no haya distancias, que nadie se pierda. Que su voz esté aquí.

Con mucha ternura, un café cubano a su amor y a su alegría.


Otras columnas de Félix Jiménez

viernes, 27 de marzo de 2020

La soledad, cerca y lejos

Félix Jiménez reflexiona sobre la soledad, a partir de la experiencia de dos grandes poetas, Jack Kerouac y Charles Bukowski

sábado, 14 de marzo de 2020

Coronados

Decenas de millones de humanos se enfrentan al misterio de una condición que pone en jaque el futuro y aletarga el presente, escribe Félix Jiménez

sábado, 8 de febrero de 2020

JLo y el "body" rican

Aunque muchos adoraron la bandera de Puerto Rico que Jennifer López vistió al final, criticaron – sin entender – la puesta en escena con la canción que odiaron, escribe Félix Jiménez

sábado, 25 de enero de 2020

Nubes en la música

Las ilusiones de pureza en algo, claridad en alguna competencia -en este caso musical- vuelven a ser derrotadas por lo que se alega es la cruda realidad, escribe Félix Jiménez

💬Ver 0 comentarios