Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Otro cambio de mando en la AEE

A rey muerto, rey puesto.

Poco duró la vacante del cargo de director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica tras la renuncia “por mutuo acuerdo” de Walter Higgins, sustituido inmediatamente por Rafael Díaz Granados, hasta ahora miembro de la Junta de Gobierno de la corporación pública.

Higgins prácticamente no pudo calentar la silla de director ejecutivo, cargo que asumió hace apenas cuatro meses. Su salario de $450,000 anuales, con la posibilidad de duplicarse a base de un bono de productividad claramente ilegal, levantó una oleada de críticas en la opinión pública y dentro del propio gobierno.

El mes pasado, la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, consignó para el récord que los bonos de productividad, como el que negoció Higgins, eran ilegales y probablemente desde entonces el ejecutivo estuvo pulseando –sin éxito-- para garantizar el beneficio.

Lo que el gobierno tiene que explicar ahora es cuáles son los términos de ese “mutuo acuerdo” al que llegó la AEE con Higgins para que este aceptara irse. Se presume que el acuerdo incluirá una renuncia del ejecutivo a demandar por incumplimiento de contrato.

En el papel, el sustituto de Higgins llega con un resumé impresionante que incluye 15 años como alto ejecutivo de General Electric en distintas partes del mundo, pero principalmente en subsidiarias del área de cuidado de salud.

Nacido en Colombia y graduado de Economía en la Universidad de Harvard y de Derecho en la de Georgetown, es miembro de la Junta de Gobierno de la AEE desde 2016, el último año de la administración de Alejandro García Padilla. El gobernador Ricardo Rosselló Nevares lo había renominado recientemente al organismo rector del atribulado ente.

El cambio de mando en la AEE coincide con la publicación en este diario de una historia sobre prácticas de nepotismo ocurridas después del huracán María, que pasó por Puerto Rico el 20 de septiembre de 2017. La contratación de estos parientes de ejecutivos y empleados de la AEE fue posible por una orden ejecutiva de Rosselló Nevares durante la emergencia.

Según la nota, entre los contratados figuran dos sobrinos del entonces subdirector ejecutivo de la AEE, Justo González, quien posteriormente reemplazó a Ricardo Ramos en la dirección interina.

Aunque las contrataciones fueron autorizadas posteriormente por la Oficina de Ética Gubernamental, la AEE debería ser obligada ahora a publicar la lista completa de beneficiados por la orden ejecutiva y su relación familiar con funcionarios y empleados de la Autoridad. Del mismo modo, tendría que justificar su permanencia en los empleos de emergencia para los que fueron contratados.

Díaz Granados tiene ante sí una tarea enorme al asumir las riendas de la AEE en plena temporada de huracanes, sin una red completamente restablecida y miles de abonados todavía sin servicio de electricidad incluso desde el huracán Irma, que rozó por el norte a Puerto Rico dos semanas antes del embate de María.

No obstante, llega al cargo con conocimiento suficiente de la situación de la red y de los proyectos que manejaba Higgins –como su plan de aumentar la dependencia en el gas natural y el carbón--,y también muy al tanto de las finanzas de la corporación pública que el gobierno quiere poner en manos privadas.

Está por verse cuánto, si algo, cambiarán los planes bajo la dirección de Díaz Granados.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

lunes, 19 de noviembre de 2018

El cambio climático no esperará por nosotros

La periodista Irene Garzón alude a la preocupante posposición del proyecto de ley que establecería una clara política pública sobre el cambio climático

miércoles, 7 de noviembre de 2018

El voto latino no fue suficiente en Florida

La periodista Irene Garzón Fernández alude a victorias dulces y a otras no tan gratas al conocerse el saldo de las elecciones de medio término efectuadas ayer en los Estados Unidos

lunes, 5 de noviembre de 2018

Ante la muerte de Héctor Ferrer

La periodista Irene Garzón reflexiona sobre la vida política de Héctor Ferrer, quien falleció hoy, a la edad de 48 años.

jueves, 1 de noviembre de 2018

La Comisión Electoral está “vivita y coleando”

La periodista Irene Garzón Fernández indica que el nuevo presidente de la CEE tendrá que lidiar con el tranque por el mantenimiento de las máquinas de escrutinio electrónico

💬Ver 0 comentarios