Gerardo A. Carlo-Altieri

Tribuna Invitada

Por Gerardo A. Carlo-Altieri
💬 0

Página de nuestra vida económica

León Trotsky y Winston Churchill tienen en común que escribieron volúmenes clásicos sobre la historia de sus países. A diferencia de Churchill (“A History of the English Speaking Peoples”, 4 vols., 1937-56), Trotsky (“La Historia de la Revolución Rusa”, 3 vols., 1929-32) redactó la suya desterrado en la isla de Prinkipo, Turquía.

Cualquier historia económica de la isla en el siglo XXI incluirá un capítulo sobre lo ocurrido en la vista judicial de esta semana, en la que se dilucidó el Acuerdo entre la Corporación de Interés Apremiante (Cofina) y el gobierno local, y el Plan de Ajuste de Deuda de Cofina.

Al final de la vista, la jueza federal Laura Taylor Swain, presidenta del tribunal creado bajo la Ley Promesa, pospuso su decisión sobre un Acuerdo de pago a los bonistas de Cofina que excede los $32,000 millones en 40 años, hasta que la Junta someta unas enmiendas al Plan.

La jueza no estuvo de acuerdo con cláusulas que otorgan inmunidad a las partes que intervinieron en el descalabro económico insular, incluidos funcionarios públicos, y solicitó que le sometieran enmiendas para el lunes. También cuestionó si los poderes de supremacía bajo Promesa le autorizan a enmendar judicialmente leyes y la Constitución de Puerto Rico.

Por su parte, la Junta argumentó que el Acuerdo otorga al gobierno el 43.5% de los impuestos sobre las ventas (IVU) y en 2019 crea un flujo de capital de unos $400 millones para sufragar el presupuesto.

Se enfatizó que dicho Acuerdo fue negociado bajo la tutela del comité de jueces federales creado por el Tribunal, y que resuelve las disputas legales y la pertenencia de $1,850 millones anuales en recaudos del IVU en 20 años. La aprobación del Plan constituiría otro logro, tras avalarse la reestructuración del Banco Gubernamental de Fomento por $4,000 millones. De negociarse la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica y aprobarse el Acuerdo de Cofina, el gobierno habría reestructurado $31,000 millones del total de $72,000 millones en deuda.

Es importante la objeción en el caso del gobierno, sometida por la Junta, a la deuda ($6,000 millones) de bonistas garantizados por la Constitución (GO’s), a base de que las emisiones recientes violentan las cláusulas constitucionales que prohíben un desbalance presupuestario e impone límites de deuda. Esta nueva objeción eliminaría otro bloque inmenso de deuda garantizada, necesario para viabilizar la reestructuración de las finanzas públicas.

Esa objeción a los bonos GO’s, basada en el Informe del investigador de la Junta, Kobre & Kim, debe estimular a los demás bonistas a negociar recortes sustanciales, y responde a críticas ciudadanas por la falta de una auditoría de la deuda.

Pero los opositores al Plan de Cofina insistieron en que este carece de base científica y de un modelo adecuado, y que se basa en números irreales de crecimiento y fondos de reconstrucción impredecibles. Otra crítica es que el Plan discrimina contra bonistas subordinados (residentes locales), que reciben el 54% de su valor, aunque la mayoría votó a favor del Plan. Otros acreedores no residentes alegan que el cierre del gobierno federal impide estimar los efectos contributivos y que se discrimina contra no residentes.

Por otro lado, la Junta argumentó que el Acuerdo Cofina es indispensable para presentar un Plan de Ajuste del gobierno de Puerto Rico, el asunto más complicado que queda pendiente ante el Tribunal.

La jueza Taylor Swain fue clara al comenzar la vista: “ninguna decisión [del Tribunal] puede reconciliar perfectamente todas las preocupaciones”. Advirtió que “hay contratos y acuerdos legales que atender”.

Aunque el Tribunal se mostró insatisfecho con algunas cláusulas del Plan de Cofina y solicitó enmiendas, no hay duda de que los opositores al Plan no probaron su caso adecuadamente. Muchas objeciones no son pertinentes al Plan de Cofina; más bien se relacionan con la confirmación del Plan del gobierno pendiente de radicarse.

Otro capítulo de historia económica por delante.

Otras columnas de Gerardo A. Carlo-Altieri

miércoles, 20 de febrero de 2019

La Junta bajo el manto de ilegitimidad

El exjuez presidente de la Corte Federal de Quiebras recapitula sobre los asuntos ante la consideración de la Junta de Supervisión Fiscal, que debe “continuar operando bajo la sombra de ilegitimidad de sus oficios”, tras la decisión aunciada la semana pasada por el Circuito de Apelaciones de Boston

sábado, 16 de febrero de 2019

La inconstitucionalidad de la Junta

El exjuez Gerardo Carlo Altieri indicó que Boston diseñó un remedio para mantener todas las decisiones de la Junta y posponer por noventa días su orden que declara inconstitucional los nombramientos

miércoles, 13 de febrero de 2019

Con Promesa, ¿qué nos espera?

El exjuez Gerardo A. Carlo Altieri explica los eventos judiciales en torno a la deuda de Puerto Rico

miércoles, 6 de febrero de 2019

Puerta para solucionar la deuda

El exjuez presidente de la Corte Federal de Quiebra, Gerardo Carlo Altieri, señala que Plan de Ajuste de la Deuda de Cofina, recién certificado por la jueza Laura Taylor Swain, no satisface a todos, pero constituye una piedra angular para la resolución de la deuda de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios