María Calixta Ortiz

Punto de Vista

Por María Calixta Ortiz
💬 0

Pandemia de coronavirus: incierta pero posible

La epidemia del coronavirus (Covid 19) ha despertado mucho interés mundial por la manera en que las autoridades han manejado los casos desde el epicentro en Wuhan, y otras provincias de China. Sabemos que la información no fluyó como lo requerido y que las acciones de prevención tampoco fueron lo asertivas que se requerían desde el inicio. 

Entre sus aciertos, estamos maravillados por la construcción de un hospital en 10 días, cosa que en nuestro país no lo vemos posible. También nos sorprendieron las medidas de prevención al controlar las salidas del país y los movimientos entre provincias y de los residentes por las calles. Se ha regulado hasta la compra de alimentos cada tres días y por un solo miembro de la familia.

Por otro lado, nada se manejó más ineficientemente que la cuarentena de 3,711 pasajeros a bordo del crucero Diamond Princess que atracó en un puerto de Japón a principios de febrero. De seguro este será el guión para una película. Le llaman La placa petri flotante, puesto que, a pesar de la cuarentena, muchos pasajeros continuaron infectándose. Según los expertos, no existían zonas identificadas entre los infectados y no infectados, y los pasajeros con síntomas se movían hasta las enfermerías sin cubrirse porque desconocían si lo tenían. No existía un personal preparado dentro del barco que controlara y manejara la prevención. El ambiente fue uno desesperante y de miedo para los que aún se encontraban sanos. Un total de 630 casos de pasajeros se han reportado infectados. Otros 600 pasajeros sin síntomas fueron liberados finalmente la semana pasada, pero tan reciente como antes del desembarque se habían contado 79 casos más. Algunos fueron llevados a los hospitales de Japón, y otros sanos liberados a su suerte.

En Epidemiología decimos que un caso de una infección por causa de un virus nunca antes visto es suficiente para considerarlo y atenderlo como una epidemia. ¿Por qué? Porque la población no tiene inmunidad; porque en este caso, al ser un virus respiratorio, se propaga rápidamente; y finalmente, porque no existen medicamentos específicos ni vacunas desarrolladas. Si a esto le añadimos un mal manejo en la prevención, tratamiento y comunicación desde el inicio, tendremos por seguro el escenario perfecto para una epidemia y posterior pandemia.

¿Cómo Puerto Rico debe anticipar una potencial llegada del virus a la isla? Ante las palabras de Tedros Adhanom, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tenemos que hacer todo lo posible para prepararnos para una potencial pandemia. A primera instancia, ya debieron haber ocurrido reuniones con el personal en todos los hospitales y levantar protocolos para atender los potenciales casos. Tenemos la ventaja de reproducir aquello que los países impactados han hecho bien y no repetir los errores. Sabemos que el personal de la salud debe ser protegido, ya que es un grupo de alto riesgo. Sobre 3,000 trabajadores de la salud han sido infectados, y si descuidamos esta plataforma no tendremos quién atienda los pacientes.

Sabemos también que debemos proteger a las personas con condiciones crónicas y ancianos, pues son el otro grupo de mayor riesgo. La tasa de mortalidad más alta está entre personas de 80 años o más (14.8%). Las condiciones preexistentes que ponen a los pacientes en riesgo son las enfermedades cardiovasculares, seguida por la diabetes, enfermedad respiratoria crónica e hipertensión. Además, los médicos pueden hacer uso de los medicamentos y técnicas más efectivas que ya se han utilizado con estos pacientes.

Más que nada, debemos evitar la desinformación a toda costa y comunicar desde el principio con responsabilidad. En momentos en los que todo se especula y se asume como verdad, se espera que diseminemos la información lo más clara posible para que tenga un mayor alcance en la población.

Otras columnas de María Calixta Ortiz

jueves, 9 de abril de 2020

Unidad planetaria en la pandemia

A pesar de los escenarios difíciles debido al COVID-19, María Calixta Ortiz destaca una creciente unidad ciudadana

viernes, 3 de abril de 2020

Una tercera forma de contagio al COVID-19 es posible

Dos estudios demuestran que la trasmisión es más fácil de lo que se creía, incluso en una conversación de voz alta y cercana, por lo que es recomendable el uso de la mascarilla, escribe María Calixta Ortiz

sábado, 14 de marzo de 2020

Distanciamiento social para aplanar la curva epidémica

Con el distanciamiento social, el número de infectados será más bajo y se mantendrá por debajo de la saturación, de manera que la epidemia sea menos violenta e intensa, dice María Calixta Ortiz

💬Ver 0 comentarios