Neysa Rodríguez Deynes

Punto de vista

Por Neysa Rodríguez Deynes
💬 0

Pandemias a lo largo de la historia

En estos días difíciles en que sufrimos la pandemia del coronavirus, muchos están extremadamente alarmados. Quizá, si conocieran la historia del fenómeno de la pandemia, que no es nuevo, sino un proceso histórico y recurrente en la evolución del planeta, se atenuaría esa ansiedad.

Nada, en la historia de la humanidad, ha causado más muertes que las enfermedades infecciosas. Para poner en contexto el COVID-19 comparto con ustedes un breve recuento de algunas pandemias ocurridas en la historia.

La Plaga de Antonino, como se conoció, se dio entre 165 y 180 y causó la muerte de 5 millones de personas. En ocasiones morían 2,000 personas diarias. Ocurrió en Roma, durante el reinado de Marco Aurelio, y se considera como una de las causas de la caída del Imperio Romano. Se considera que se originó en Asia y fue transportada por los soldados y comerciantes que regresaban al continente europeo. Así lo registró en sus escritos Galeno de Pérgamo (129-216), médico del emperador Marco Aurelio y cuyos escritos fueron luego los libros de anatomía en las universidades de Europa durante la Edad Media.

La Plaga de Justiniano se considera la primera peste bubónica en la historia. El historiador y académico bizantino del siglo VI, Procopio de Cesarea (490-565) escribió que la raza humana estuvo a punto de desaparecer. Esta pandemia ocurrió en Europa entre 541 y 542, estimándose entre 30 y 50 millones de muertes. 

La Muerte Negra (Black Death), segunda peste bubónica, se propagó entre 1347 y 1352 por el mundo conocido de entonces, causando la muerte a 200 millones de personas. Se calcula que esa cifra sería el equivalente al 65% de la población de Estados Unidos en la actualidad. 

Tras el descubrimiento de América por Cristóbal Colón, la viruela y el sarampión causaron la muerte al 85% de la población nativa del continente americano. Se estima que murieron entre 25 y 50 millones de personas para 1520. 

Otra “peste” atacó la ciudad de Londres, Inglaterra en 1665, causando la muerte a cerca de 100,000 personas.

Una pandemia de cólera, en la segunda mitad del siglo XIX, provocó la muerte a un millón de personas en América (incluyendo Puerto Rico) y Europa. Entrado el siglo XX, tras la Primera Guerra Mundial, entre 1918 y 1920 la influenza infectó a sobre 500 millones de personas y causó la muerte a 50 millones. Hasta el presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, sufrió el virus.

Ya en épocas más recientes, otros virus como el Asian flu y el Hong Kong flu han causado muertes que sobrepasan el millón de personas en 1957-1958 y 1968-1979; el HIV ha causado más de 35 millones de muertes desde 1981; el SARS entre 2002 y 2003, la fiebre porcina de 2009-2010; ébola, entre 2014 y 2016, y MARS, de 2012 al presente, añaden cientos de miles de muertes.

¿Cómo entonces debemos abordar la situación presente del coronavirus en 2020? Con actitud positiva y de esperanza. Estas plagas han ocurrido consistentemente a través de la historia de la humanidad, pero también es cierto que los adelantos en la tecnología, en las ciencias, la salud y la medicina han demostrado que conocer y comprender los factores que causan la incubación de los virus pandémicos es la mejor herramienta para mitigar su impacto. Está en nosotros implementarlos.

Otras columnas de Neysa Rodríguez Deynes

💬Ver 0 comentarios