José Gabriel Martínez Borrás

Punto de vista

Por José Gabriel Martínez Borrás
💬 0

Pandemia y primarias: ¿oportunidad para los demócratas?

En los pasados días continuaron las primarias demócratas entre el presunto candidato Joe Biden y el senador Bernie Sanders. Estas se llevaron a cabo en medio de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Se hicieron señalamientos al comité nacional del Partido Demócrata y a los estados de la Unión, que mantuvieron sus colegios electorales abiertos ante tal amenaza a la salud pública. De hecho, el único estado que pudo superar su participación del 2016 fue Florida, a través del voto por correo. Pero el resultado en general fue una participación menor de la esperada.   

Durante el último debate, el exvicepresidente Biden denotó una fuerte movida a acoger ideas progresistas, en las cuales el senador Sanders ha basado su campaña: aumentar el salario mínimo, mayor apoyo a la educación pública y elementos del nuevo trato verde. Biden acoge estas ideas porque, en la medida que parece tener asegurada la nominación demócrata, necesitará la base de Sanders para poder ganar las elecciones. 

Aun así, el debate dejó resonar que las políticas en relación a la salubridad siguen teniendo un contraste, justamente cuando arrecia la pandemia. Biden aceptó la necesidad de expandir la cobertura médica (expansión a Obamacare) pero negó cualquier posibilidad de moverse hacia la plataforma de Sanders – un sistema de salud público integral (Medicare for All), el cual traería alivio económico a las clases medias y trabajadoras estadounidenses. 

Sanders criticó a Biden al respecto, insinuando que este último no se mueve hacia ello debido a que su campaña está financiada por intereses de las aseguradoras y farmacéuticas. En la medida que Biden se establece como el favorito, Sanders tendrá que utilizar su capital político para empujar a Biden hacia esas causas progresistas. 

La pregunta es si esto será suficiente para que la base de Sanders vote por Biden, a quien miran con gran escepticismo y como un candidato del business as usual. Biden históricamente se ha distinguido como un demócrata conservador y convenientemente se mueve hacia posturas progresistas en época electoral. 

En el pasado Biden propugnó recortes al sistema de Seguro Social y otros servicios esenciales. Inclusive, la mayoría de los votantes de Biden proclamaron en las encuestas a salida de las primarias que están a favor de Medicare for All, a pesar de que Biden no apoya la medida. 

Por su lado, el presidente Donald Trump enfrenta serios problemas por la pandemia y su concurrente impacto económico. Existe la percepción de que el ejecutivo tardó en actuar ante la crisis y solo esta semana reconoció que estábamos ante un escenario peligroso para la ciudadanía. 

Sus primeras medidas presentaron una mirada economicista, un “rescate” con dinero público a industrias afectadas (financieras y de transportación). Ahora ha tenido que negociar con los demócratas del Congreso una medida de apoyo a desempleados ante la coyuntura. 

El “nacionalismo económico” de Trump no puede responder a pandemias globales que no reconocen fronteras, etnia, clase o género. Por ende, cualquier comentario demagógico que ha utilizado en el pasado para tocar con su base, no aplica a este escenario. 

Un contexto más catastrófico en los Estados Unidos podría ser una ventana abierta para los demócratas. Habría que preguntarse si Biden implementaría las reformas necesarias o simplemente remedios temporeros.   

Otras columnas de José Gabriel Martínez Borrás

lunes, 13 de abril de 2020

Cooperación y desarrollo internacional ante el virus

José Gabriel Martínez Borrás expone que urge un nuevo consenso ecológico multilateral, que democratice las organizaciones internacionales, para incorporar las necesidades de los países en vías de desarrollo (PVD) con respuestas inmediatas

💬Ver 0 comentarios