Sila María Calderón

Punto de vista

Por Sila María Calderón
💬 0

¿Para robarse las elecciones?

¿Es eso de lo que se trata el proyecto de reforma electoral que se encuentra para la firma de la gobernadora Wanda Vázquez? Y es que no se entiende por qué un partido que llegó al poder, en forma amplia, con un sistema electoral sumamente funcional, desea, a última hora, cambiarlo por otro. Otro, que no ha surgido del consenso tradicional entre todas las entidades políticas; otro, para el cual no hay presupuesto aprobado; y, además, en medio de una crisis aguda de salud en el país.

Las razones válidas para repudiar esta acción legislativa han sido ampliamente difundidas: el voto ausente electrónico sin tarjeta electoral; descartar la intención del votante cuando hay personas con problemas de visión, de edad avanzada o de baja escolaridad; la elección del presidente de la Comisión Estatal de Elecciones por el Tribunal Supremo, si no hubiera consenso entre los comisionados… y así sucesivamente.

¿Por qué aprobar un proyecto de ley cuyas cláusulas han sido denunciadas por el Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos, por los candidatos demócratas a la presidencia, por la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y por la American Association for the Advancement of Science (AAAS), entre muchas otras organizaciones?

Esta última es la más grande sociedad multidisciplinaria mundial, con presencia en 91 países y publica la prestigiosa revista Science. De hecho, la AAAS le envió un informe a la gobernadora urgiéndole que no dé paso a este sistema de voto electrónico por su vulnerabilidad al fraude electoral, al robo de identidad y porque pone en peligro la privacidad de los electores.

Muchas costumbres y procesos públicos han cambiado en Puerto Rico y han cambiado para mal. Vamos a proteger con sumo cuidado aquellos que nos han servido bien. Son demasiadas las razones de peso para no aprobar este proyecto de ley leonino y antidemocrático. Haría de nuestro proceso electoral algo que nunca ha sido: inestable, peligroso y desconfiable. Parecería que se están tratando de robar las elecciones. Esto es un ultraje a nuestra democracia y a nuestro proceso eleccionario que siempre ha sido limpio. De lo poco que nos queda en que podemos confiar.

El proyecto de reforma electoral propuesto únicamente por la mayoría nuevoprogresista debe vetarse. Nuestro sistema electoral siempre ha sido confiable. ¿Deseamos cambiarlo, de un plumazo, por uno que ha sido rechazado por todos los partidos, excepto por el que está en el poder? ¿Por qué, señoras y señores? ¿Por qué?

Fui gobernadora por cuatro años. Conozco perfectamente la delicada relación de balance de un Primer Ejecutivo con los Cuerpos Legislativos, aun cuando sean del mismo partido. Nunca, ni una sola vez, permití que la Legislatura prevaleciera en ningún asunto con el cual no estuviera de acuerdo o que fuera contrario a los principios de buen gobierno.

Otras columnas de Sila María Calderón

domingo, 26 de abril de 2020

Hambre en Puerto Rico

Para muchos en Puerto Rico, la pobreza es una abstracción. No la ven, no la conocen, no la sienten y no la entienden.

domingo, 15 de marzo de 2020

¡Gobernadora, no lo firme!

El proyecto de ley de la mayoría nuevoprogresista, que se encuentra bajo su consideración, burla los principios democráticos y nuestro historial de consenso en asuntos electorales, escribe Sila María Calderón

💬Ver 0 comentarios