Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Parceleras versus kakistócratas

Se ha desatado en las redes un enorme debate por la columna en la cual el escritor Eduardo Lalo caracteriza a la secretaria de educación, Julia Keleher como una “parcelera”. El escritor construye este adjetivo, utilizado para describir mujeres puertorriqueñas socialmente marginadas, argumentando que: “… la ‘parcelera’ identifica un tipo de voz y una actitud. Un verbo estridente y rayano al grito, descuidado y violento, que sabe llegar rápidamente al asunto y busca imponerse por todos los medios. La voz de la “parcelera” no escucha a nadie, no se preocupa por la corrección ni la verdad, intimida o vence con actos de fuerza. Es imposible dialogar con una ‘parcelera’. Su discurso está muy por lo bajo de la reflexión.”

Quienes critican a Lalo le acusan de elitista y clasista por acoger el epíteto “parcelera” como “tipo ideal” o modelo de comportamiento negativo. Quienes le defienden concurren con la caracterización de la secretaria como pendenciera, contumaz, insegura y jactanciosa, pero escogen ignorar o no dar importancia al adjetivo.  No hay duda de que la caracterización de la secretaria hecha por Lalo es atinada, pero para ello pudo haber usado otro adjetivo y no apropiarse de la jerga popular, clasista y sexista que caracteriza despectivamente a las mujeres pobres y poco educadas que utilizan estrategias oportunistas de sobrevivencias como “parceleras”. Si el escritor hubiese usado el adjetivo “cafre”, seguramente muchos lo habrían caracterizado como “racista” con fundamento.

Creo que la mayoría de los lectores de la columna y la población en general percibe a la secretaria Keleher como una persona agresiva, inflexible y cerrada al diálogo. No obstante, creo que en vez de categorizarla como “parcelera” pudo haberla llamado, politiquera, insensible, ignorante, inculta, o, la que yo hubiese preferido, “kakistócrata”. Porque lo que describe el colega Lalo son las características de la clase política puertorriqueña, no la de las mujeres puertorriqueñas empobrecidas, marginadas y estigmatizadas como “parceleras”.

Esa clase política, que cruza los partidos que alternan el poder, puede bien describirse con los atributos que Lalo imputa a la secretaria: “no parece ni secretaria ni departamental ni educada”; a la menor provocación recita en público su curriculum vitae; ignora la cultura del país sin demostrar ningún interés por conocerla; y piensa que todo es cuestión de dinero: se ahorra o se gasta $17 millones federales, que son una “minucia” en un presupuesto billonario.

Ciertamente la selección de epíteto o de adjetivo para tipificar a la secretaria fue desafortunada. La secretaria Keleher no es una mujer marginada de pocos recursos intelectuales ni materiales.  La secretaria es parte de la kakistocracia que nos gobierna, sólo que es americana, no conoce la cultura puertorriqueña y habla con acento.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

miércoles, 24 de octubre de 2018

Por eso estamos como estamos

Emilio Pantojas García declara que , por primera vez, coincide con un juicio de Donald Trump: la clase política puertorriqueña es totalmente inepta

💬Ver 0 comentarios