Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Pastelón capitolino

El presupuesto legislativo siempre ha sido botín apetecible de patronazgo, fuente para el descrédito y espantajo de perdición cuando el liderato político es débil.  La corrupción se pega como una lapa: escándalos de empleados fantasmas, contratos que se otorgan a cambio de favores o beneficios, legislación apañada al interés económico, han sido, son y serán gérmenes cancerosos que circulan por los pasillos del Capitolio a la búsqueda de cédulas débiles que contaminar. 

Esta realidad, trágica, consume la confianza del pueblo en la institución legislativa y contribuye a la suspicacia y desdén que muestra la opinión pública hacia los legisladores.  En esa descomposición, pagan justos por pecadores, porque, sí existe, y sí hay, una mayoría de legisladores y empleados legislativos honestos, dedicados y comprometidos 

Era de suponer y esperar que la experiencia habida en nuestra Asamblea Legislativa – tanto remota como inmediata – hiciera conciencia de lo impostergable que resultaba limpiar toda usanza contractual o laboral nebulosa practicada en el pasado.  Que, al asumir el nuevo mando legislativo en 2017, la secuencia de escándalos que troncharon carreras y se tragaron prestigios desolando la institución legislativa en cuatrienios anteriores, fuera suficiente advertencia para un cambio drástico.

Trabajar en el Capitolio es alto privilegio y honor que otorga el pueblo cuando escoge votando, o el legislador cuando nombra y contrata empleados y ayudantes con ese poder delegado por el pueblo que lo eligió.  Esos empleos y contratos son para cumplir encomiendas y tareas legislativas… ¡No son pachanga de aprovechamiento económico ni botín de guerra para financiar maquinarias!  Los que, como patrón de conducta conocido, usaron el poder legislativo para montarlas y dividir la casa que los llevó al poder; lo que consiguen es abrir la caja de pandora que investigan los federales, hasta terminar sufriendo el daño que quisieron hacer.

Otras columnas de Orlando Parga

lunes, 14 de octubre de 2019

Cuando los menos mandan sobre los más

Orlando Parga expresa que a la hora de la verdad no hay voto realengo suficiente ni candidatura independiente que valga frente a la corriente electoral

jueves, 10 de octubre de 2019

Carrión III, Jenniffer y Trump

Los tiempos cuando en la colonia territorial de Puerto Rico se veneró y hasta idolatró la figura del Presidente de Estados Unidos pasaron a la historia, señala el exsenador Orlando Parga

jueves, 3 de octubre de 2019

Las tribulaciones de nuestra democracia

La precariedad que vive nuestra gobernanza y partidos políticos pide a gritos un liderato honesto y decente como el que Bernier proyectaba, no obstante los traspiés en su pasado intento de ser elegido, señala Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios