Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Pedraza caza al cazador en su casa

Aunque este titular prácticamente define la victoria del retador José Pedraza contra Ray Beltrán, entremos en detalles que abonan más a su captura del cetro liviano de la OMB, en la arena Gila River, en Scottsdale. Arizona, ante 4,502 parroquianos.

Sin que hubiese soñado la campana y el referí Tony Weeks ordenara las acciones, el personal de ESPN, compuesto por seis miembros y los excampeones mundiales Timothy Bradley y Andre Ward, no se cansaban de repetir el favoritismo por Beltrán, debido a su ADN mexicano de agresión constante, su mayor pegada y energía casi atómica en la segunda mitad de sus combates estelares.

¿Resultado? Equívoco porque menospreciaron la habilidad neta Pedraza de quitarle confianza a sus rivales con sus patrones ofensivos y defensivos de cambio incesante, y su ganancia de estámina y poder en sus nudillos desde que subió a las 135 libras.

Aunque la tumbada que le dio al gladiador nacido en Los Mochis, en 1981, y residente en Phoenix hace 19 años, con un uppercut de zurda en la punta del mentón en el asalto 11 fue clave en la votación unánime de los jueces: 117-111 de dos y 115-112 del tercero, entiendo que Pedraza le demostró en el sexto que no le temía al pelear a pie firme, evitando el toreo, aunque luego su padrastro y entrenador, Luis Espada le regañó en el minuto de descanso y le ordenó que volviera a usar la distancia y su locomoción en círculo.

Beltrán, de hecho, es tan unidimensional que recibe tantos golpes que provoca que se reabran heridas viejas, sufriendo la primera de dos en su ojo izquierdo en el capítulo inicial, además de hemorragia en boca y nariz.

Por su parte, Pedraza, que le aventajó en cuatro pulgadas de alcance, jabeó con precisión y repitió su alteración de guardia diestra tras 30 segundos, lo que causó menor ataque naciente de Beltrán, que para colmo telegrafía en demasía sus envíos curvos.

Quedó demostrado, pues, que al mejor cazador de le escapa la liebre, siempre y cuando esta no huya despavoridamente.

Otras columnas de Chu García

martes, 25 de febrero de 2020

Vince Carter: la NBA es su segundo hogar

Vince Carter no será uno de los mejores canasteros de la historia, pero transformó la NBA en su segundo hogar, su parqué en su cama y los aros en sus almohadas, afirma Chu García

lunes, 17 de febrero de 2020

David Rosario: ícono en la región centroamericana

Molesta que un técnico talentoso, responsable y serio como el boricua David Rosario sea profeta en tierra lejana con la Selección de Baloncesto y no en su patria, afirma Chu García

💬Ver 0 comentarios