Rafael Cox Alomar

Punto de vista

Por Rafael Cox Alomar
💬 0

¿Pedro Pierluisi?

La reinserción de Pedro Pierluisi a la escena política como sucesor del gobernador saliente amerita, sin dudas, el más estricto de los escrutinios. 

Sobre la figura de Pedro Pierluisi, a quien me enfrenté en la elección de 2012 por la comisaría residente, se ciernen luces y sombras. 

Pedro Pierluisi, a diferencia de algunos de sus más altisonantes correligionarios, es ante todo un político pragmático capaz de allegarse la confianza de propios y ajenos. Y aunque estadista, comparte con el resto del espectro político igual desidia contra Donald Trump, las leyes de cabotaje y las políticas más retardatarias del Partido Republicano. 

De su paso por la vida pública no se desprende historial de corrupción. Así las cosas, parecería que cuenta con suficiente experiencia, credibilidad y madurez para lograr importantes concertaciones con la oposición política y civil de cara a los próximos 17 meses. 

El talón de Aquiles de Pierluisi es su rol de autor intelectual de Promesa y su relación casi simbiótica con la tan impugnada Junta de Control Fiscal --- la cual está enfrentada en los tribunales federales contra el propio gobierno de Puerto Rico (que Pierluisi gobernaría). 

¿De advenir a La Fortaleza de qué lado estaría Pierluisi? ¿De la Junta o del país? ¿Cuál sería su estrategia para enfrentar la Junta? ¿Combatirla con valentía o allanarse con sumisión? ¿Continuar con los litigios contra la Junta o desistir de ellos? ¿Acceder a la rebaja en las pensiones? ¿Permitir el naufragio de los municipios? ¿Abrirle las puertas de par en par a un monitor colonial que continúe diluyendo nuestro propio ordenamiento gubernamental? ¿Se le va a enfrentar a Trump o va a jugar el triste rol de apologista?   

Para Pierluisi, de ser nominado por el gobernador saliente a la Secretaría de Estado, el desafío inmediato será sobrevivir el requisito constitucional de consejo y consentimiento en Cámara y Senado porque ese proceso lo controla férreamente su némesis, Thomas Rivera Schatz. 

Si Rosselló nomina a Pierluisi y envía su nombramiento a Cámara y Senado y allí Rivera Schatz se lo cuelga, la sucesión irá a parar a la secretaria de Justicia. Si Rosselló, invocando la enmienda de 2005 a la Ley 7 de Sucesión, nomina a Pierluisi y obvia el rol de las cámaras legislativas el asunto con toda certeza irá a parar al Supremo. Y si Rosselló echa para atrás y se queda, violando la palabra empeñada, la cosa volverá a las calles de forma aun más violenta. Somos hoy, como consecuencia de la inmadurez y temeridad del gobernador, un país a la deriva.

Otras columnas de Rafael Cox Alomar

miércoles, 19 de febrero de 2020

El ajedrez demócrata

Si Biden finalmente se deshilacha en Nevada y Carolina del Sur, y Klobuchar y Buttigieg se desinflan, Bloomberg se convertirá en líder del ala moderada del Partido Demócrata, dice Rafael Cox Alomar

viernes, 31 de enero de 2020

Dershowitz, Trump y McConnell

Alan Dershowitz persiste en su intento de manipular la opinión pública con argumentos falaces, a la vez que le sirve de tonto útil a Mitch McConnell, dice Rafael Cox Alomar

jueves, 23 de enero de 2020

¿Un juicio amañado?

Como cuestión de umbral, los topos en el Senado están cargados a favor de Trump en el juicio de residenciamiento, escribe Rafael Cox Alomar

miércoles, 15 de enero de 2020

Entre el “impeachment” y Iowa

Mitch McConnell, en un arranque de temeridad y politiquería, pretende celebrar el juicio a Trump sin testigos, dice Rafael Cox Alomar

💬Ver 0 comentarios