Ileana Colón Carlo

Tribuna Invitada

Por Ileana Colón Carlo
💬 0

Peligroso el “cambia-cambia” en el gobierno

El mantener a los funcionarios de confianza en sus plazas no es la práctica común cuando se cambia de partido en nuestro país. Por el contrario, el jefe cuando llega a su nuevo puesto despide o le pide la renuncia a todas las personas que ocupan posiciones de confianza. Comúnmente eso se conoce como limpiar la casa. Presumo que esa acción de despidos viene del principio: si no es de mi partido político, es mi enemigo. No hay consideración si los despidos afectan la eficiencia y calidad de los servicios que provee el gobierno a los ciudadanos.

Ese cambiar por el mero cambio, porque es mi enemigo, está mal. En parte, por esa manera de administrar el gobierno es que estamos en quiebra y somos una nave sin rumbo, un país en crisis. Cada cuatro años cambiamos de directivos y trazamos de nuevo el rumbo de la nave hacia la dimensión desconocida. El nuevo jefe llega a cambiar todo lo que hizo su predecesor sin importarle el daño que causa a la calidad del servicio público y el despilfarro de fondos públicos.

Recientemente, vimos cómo el presidente interino de la Universidad de Puerto Rico, a par de días de ocupar la plaza, despidió de un plumazo a varios rectores. Hemos observado cómo se atenta contra la autonomía del Instituto de Estadísticas al remover varios directivos de la Junta y dejar al director en un limbo. ¿Transparencia, qué transparencia? Esos cambios, y otros tantos, afectan la confianza y credibilidad que tienen los usuarios y clientes de estas instituciones gubernamentales. Los ciudadanos perdemos la confianza en nuestros líderes.

Junto con los despidos comienza la marginación de empleados de carrera para acomodar a los que son leales al partido político del jefe que acaba de llegar. Ese “cambia-cambia” significa una pérdida para nosotros de recursos humanos diestros, de los conocimientos de los procesos, del detalle como opera la entidad gubernamental y de la memoria histórica de ésta, entre otros tantos.

En mi opinión, desde los setenta comenzó el “cambia-cambia” y la decadencia en los servicios que presta el gobierno. Los que llegan no saben lo mismo que conocen los empleados de carrera y hay una curva de aprendizaje de por lo menos uno o dos años. El que llega, a menos que no sea de la misma agencia y conozca los detalles de ésta, no tiene la memoria histórica que tanto ayuda en la administración pública. El que llega, a veces, lo que quiere es llenar su curriculum vitae para convertirse, por lo menos en papel, en un “buen candidato” para otros empleos. Vienen a ganarse un buen sueldo con grandes beneficios marginales y velar la güira.

En nuestro gobierno seguimos haciendo lo que de costumbre hacemos, y queremos resultados diferentes. Vamos a establecer la política de darle la oportunidad a todos los servidores públicos para que remen en la misma dirección. Señor gobernador, invítelos a ser leales al pueblo.Sembremos para un gobierno de excelencia.

Otras columnas de Ileana Colón Carlo

martes, 1 de agosto de 2017

Peligroso el “cambia-cambia” en el gobierno

La excontralora de Puerto Rico Ileana Colón Carlo reflexiona sobre cómo los constantes cambios en las estructuras de las agencias gubernamentales afectan la confianza del pueblo en el gobierno.

💬Ver 0 comentarios