Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Peligroso rezago sanitario

En Puerto Rico, alrededor del 50% de la población no recibe servicio de alcantarillado sanitario. De este total, solo es viable proveer servicio sanitario convencional a alrededor de un 8%. Por lo tanto, un 42% de la población, casi un millón y medio de personas, nunca tendrán este servicio porque no es viable económica ni técnicamente.

Muchos pueden alegar que la mayoría de esta población tiene este problema resuelto con pozos sépticos. Un pozo séptico diseñado, construido y operado apropiadamente puede ser una alternativa aceptable. Sin embargo, en 1998 la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) realizó un estudio de los pozos sépticos. El estudio arrojó que el 90% funcionaban deficientemente. Además, se determinó que la mayoría tenía instalado el famoso “pillo” o tubo de descarga al cuerpo de agua más cercano.

Estas descargas afectan la calidad de las aguas. De acuerdo a la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el 60% de los ríos y quebradas no cumplen con las normas. Peor aún, el 99% de los embalses no cumple con las normas. Además, estas descargas contribuyen significativamente a la contaminación de nuestras playas, aunque no constituyen la única causa. Aparte de contaminar nuestros cuerpos de agua, estas descargas representan una amenaza a la salud pública.

Estamos enfatizando en modernizar la infraestructura eléctrica, de telecomunicaciones y vial. Estoy de acuerdo, pero hago un llamado a atender una necesidad tan básica y ligada a la salud como proveer para el tratamiento adecuado de las aguas usadas de casi la mitad de los puertorriqueños.

Existen alternativas efectivas y comprobadas para comunidades aisladas. Según se instalarán microrredes de energía eléctrica, también se pueden proveer sistemas comunales y hasta individuales para tratar las aguas usadas. Para aquellos que solo están pendientes a beneficios económicos, la Organización Mundial de la Salud determinó que por cada dólar que se invierte en saneamiento se obtiene un beneficio de $5.50.

Recuerden la epidemia de cólera que ocurrió en Haití después del terremoto de enero de 2010. El cólera luego se propagó a República Dominicana y en un menor grado a Cuba y México. Se comprobó que el cólera no surgió en Haití. El patógeno fue introducido por los soldados que movilizó la Organización de las Naciones Unidas para mantener el orden y distribuir la ayuda brindada por muchos países. Sin embargo, en Haití existían las condiciones para la propagación del patógeno, como casi ningún tratamiento de las aguas usadas y deficiencias en el suministro de agua. Es como tener una casa de madera llena de estibas de periódicos. Todo esta bien hasta que alguien tira una colilla de cigarrillo o un fósforo encendido. Cuando eso ocurre, el fuego y la destrucción de la casa es inevitable.

En Puerto Rico, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) provee agua potable a 97% de la población. Eso merece una A+ en cualquier liga. Sin embargo, nuestra vulnerabilidad estriba en esa mitad de la población sin tratamiento de aguas usadas. Recuerden que esas aguas llegarán a nuestras playas. Muchos todavía desconocen el significado de una bandera amarilla, y otros aún sabiendo, se meten al agua. Peor aún, más de 100,000 de personas no reciben agua potable de la AAA. Ni hablar de miles de personas que recogen agua en quebradas y ríos después de un huracán e inclusive se bañan y lavan su ropa en esas aguas inmundas. Tenemos una casa con el balcón y quizás la sala de cemento. El resto es de madera y tenemos estibas de periódicos regadas por doquier. Somos vulnerables.

Aprovechemos los fondos federales ahora disponibles para infraestructura para atender nuestro rezago sanitario. ¡Apliquemos los fundamentos de la medicina preventiva!

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 18 de octubre de 2018

Consideraciones para afrontar un terremoto

Carl Soderberg analiza aspectos de la vulnerabilidad isleña en caso de un terremoto y plantea recomendaciones importantes que se deben poner en vigor de inmediato

jueves, 11 de octubre de 2018

¿Listos para otro San Fermín?

El doctor Carl Soderberg reflexiona sobre la vulnerabilidad de Puerto Rico en caso de un sismo de gran magnitud

viernes, 21 de septiembre de 2018

Un vasto impacto ambiental

Carl Soderberg desglosa los múltiples daños ambientales provocados por el huracán María, a un año del golpe ciclónico

💬Ver 0 comentarios