Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

Peor que el COVID-19

Peor que el COVID-19 es subestimarlo. Este es un virus capaz de mutar una vez al mes. La profesora Li Lanjuan, la heroína que logró con su recomendación de que Wuhan debía ser cerrada salvar a millones de vidas, ha detectado con su equipo de trabajo científico hasta 30 mutaciones, el sesenta por ciento de ellas totalmente diferentes. Tratar el contagio con este virus sin tomar en consideración que cada mutación requiere, tal vez, un tratamiento totalmente diferente, nos hace vulnerables a su patogenicidad. 

Peor que el COVID-19 es la ignorancia. Pero cuando esa ignorancia está aderezada con prepotencia, arrogancia y un grado superlativo de narcisismo, las consecuencias son catastróficas. Por supuesto que estamos hablando del presidente de Estados Unidos. Donald Trump ignoró las tempranas alertas en noviembre y enero de la peligrosidad de la propagación del virus. Su desprecio por la ciencia puede haber costado miles y miles de vidas en Estados Unidos. Como si eso fuera poco, su más reciente recomendación el pasado jueves, sugiriendo que podría ser posible tratar el coronavirus inyectando a las personas luz solar o desinfectantes, lo ha llevado al colmo de la estupidez. Cuando los periodistas lo confrontaron con la disparatada sugerencia, asumió una actitud hostil contra la prensa. El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, miembro del Task Force de la Casa Blanca sobre el coronavirus, se vio en la difícil situación de desmentir al presidente, quien de inmediato trató de escudarse diciendo que lo dicho fue un mero comentario sarcástico que la prensa había sacado de proporción. El principal fabricante de un desinfectante de limpieza en Estados Unidos de inmediato le rogó al público que hiciera caso omiso a esa sugerencia y no pusiera dicho producto en sus cuerpos.

Peor que el COVID-19 es la desigualdad. Si algo ha quedado evidente en esta pandemia es cómo la desigualdad, esa brecha que se expande en el mundo entero con mayor celeridad que cualquier pandemia, entre los pocos que más tienen y los muchos que nada tienen, hace que la mayor cantidad de infectados y muertos por el coronavirus sean los marginados, los pobres, los que carecen de servicios de salud adecuados, los que tienen que tirarse a la calle día a día a exponer sus vidas porque así viven, de día a día. Las cifras de muertes en la mayor ciudad del mundo, Nueva York, es evidente: el 34% de los fallecidos son latinos seguidos por los pacientes de raza negra.

Peor que el COVID-19 es desconocer a propósito, por diferencias ideológicas o prejuicios políticos, los logros que han tenido países que nos podrían servir de ejemplo por cómo han enfrentado la pandemia. Estados Unidos, la nación más poderosa del planeta, según se alega, tiene el 32% de los contagiados con el virus a nivel mundial, y el 26% de los que han muerto por la pandemia. Una rápida, pero juiciosa mirada al polo opuesto, Cuba, con una población que cuadruplica la de Puerto Rico, según diversas fuentes científicas a nivel internacional, mostraba la semana pasada solo 1,035 casos y 34 fallecidos. La estrategia que ha producido estos resultados, además del distanciamiento social, es precisamente la que ha brillado por su ausencia en Puerto Rico: el rastreo minucioso y diligente de los contactos de las personas contagiadas y su aislamiento.

Peor que el COVID-19 es la incapacidad administrativa y la politiquería que privilegia a los amigos y empresarios afines al partido en el momento de repartir contratos para atender la emergencia. Tal parecería que el Partido Nuevo Progresista no aprendió nada de lo sucedido en la crisis causada por el huracán María en 2017, la revuelta cívica del verano de 2019 y los temblores de principios de 2020. Peor aún, en la actualidad, la lucha entre dos bandos en ese partido crea confusión y desasosiego.

Es ley de vida que lo malo no es lo que nos pasa, es cómo reaccionamos a eso que nos pasa. Aprendamos.

Otras columnas de Silverio Pérez

lunes, 18 de mayo de 2020

El Nuevo Día 50 años: décimas de oro

Fue El Nuevo Día referencia obligada en mi quehacer, en mi urgencia de aprender y en mi toma de consciencia, escribe Silverio Pérez

martes, 12 de mayo de 2020

Covidianidades

Silverio Pérez aboga por la atención a las necesidades básicas de la gente en Puerto Rico

lunes, 27 de abril de 2020

Peor que el COVID-19

Silverio Pérez declara que peor que el COVID-19 es la incapacidad administrativa y la politiquería que privilegia a los amigos y empresarios afines al partido en el momento de repartir contratos para atender la emergencia

martes, 21 de abril de 2020

Esos marzos azules

Si el PNP gana la gobernación en noviembre, aconsejo a quien gane, que se salte el mes de marzo de 2021; o que haga las cosas bien, escribe Silverio Pérez

💬Ver 0 comentarios