Hiram Sánchez Martínez

Tribuna Invitada

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

Pepito aprende Derecho

Cuando fuimos a la escuela nos enseñaron la importancia de la luz solar en el proceso de fotosíntesis en las plantas para crear clorofila, la sustancia que les da el color verde. Pero nunca nos enseñaron los derechos y obligaciones que con-lleva la patria potestad cuando se tiene un hijo; o cuando se contrae matrimonio bajo el régimen de bienes gananciales, o se está en una simple relación de convivencia de pareja sin casarse. O cuando se le da una firma a un amigo o familiar para un préstamo que luego no paga. O cuando vendemos un carro y no hacemos el traspaso dentro del plazo dispuesto por ley. O hasta qué edad, los hijos tienen derecho a recibir la pensión alimenticia de los padres. O más importante aún, cuáles son las obligaciones legales —para no mencionar las morales— que tenemos ante nuestros padres y madres ancianos o enfermos.

Son temas que, de primera impresión, nos hacen pensar que necesitamos un abogado cerca para entenderlas. Pero no tiene que ser así. Si el Departamento de Educación fuera consciente de lo mucho que puede hacer para que nuestros estudiantes, al completar su noveno o cuarto año, tuvieran unas nociones básicas, generales, de lo que disponen nuestras leyes sobre estos temas, creo que seríamos mejores ciudadanos, o, al menos, ciudadanos más conscientes de las reglas básicas de convivencia social.

Y Pepito no tendría que continuar siendo el muchacho travieso —para decir lo menos— de nuestro folclore, porque junto a la explicación del teorema de Pitágoras o las incidencias de la guerra del Peloponeso, sabría lo básico de la Ley de Sustancias Controladas, la Ley de Armas y los delitos más relevantes a su entorno dispuestos por el Código Penal de Puerto Rico —que en su caso, por ser menor, no se llaman “delitos” sino “faltas”—. ¿Y cómo trata la Ley de Menores a los menores? ¿Y cuáles son los derechos constitucionales de un menor cuando se los compara con los de los adultos? ¿Tenemos que dejarle a las películas o a las series policíacas de la televisión la enseñanza de sus derechos, con todos los riesgos de distorsión que eso implica?

La educación escolar tiene que ser, además, pertinente a nuestra vida como seres humanos, no solo en cuanto seamos menores de edad, si que también para la vida adulta que nos tocará vivir algún día. No es únicamente para que leamos libros de literatura o gramática, ni aprendamos a sacar la raíz cuadrada de cualquier cifra. No debe ser solamente para prepararnos para la universidad. Debe ser para prepararnos para la vida, para formarnos para la vida familiar, cotidiana, para el empleo o el desempleo; para saber nuestras responsabilidades en las actividades que debemos confrontar como adultos y en nuestros comportamientos como tales.

Por eso pienso que Pepito podría ser el estudiante expuesto a temas básicos de nuestro Derecho, que es, después de todo, el del mundo jurídico que regula nuestras relaciones en nuestras vidas de adultos y de menores. Si la educación escolar fuese realmente pertinente, Pepito aprendería Derecho, aprendería desde la escuela elemental el comportamiento social correcto, el que se espera de él. Y quizás tuviéramos menos delincuencia.

En esto las Escuelas de Derecho, así como el Colegio de Abogados y Abogadas de nuestro país pueden contribuir enormemente en la elaboración de los currículos y los materiales de estudio para nuestros estudiantes, desde el kínder hasta el cuarto año. Permitamos, pues, como sociedad, que Pepito, junto a lo demás que se enseña hoy día en nuestras escuelas, también aprenda Derecho.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

viernes, 28 de junio de 2019

La corrupción no deja cadáveres

El licenciado Hiram Sánchez expone que combatir la corrupción requiere que más gente continúe ofreciendo información que revele este tipo de delincuencia

lunes, 20 de mayo de 2019

A cada quien por su nombre propio

El licenciado Hiram Sánchez sentencia que estamos llamados a respetar la dignidad de los demás, si es que aspiramos a vivir en un mundo libre de hostigamientos y ridiculizaciones

💬Ver 0 comentarios