Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

Perderíamos mucho si Obama no lo libera

Yo nunca podré olvidar siquiera los mínimos detalles de la noche en que el FBI asesinó a Filiberto Ojeda Ríos. La oscuridad en la carretera, el buche de impotencia repitiéndose, el silencio espeso, la ira, el llanto.

Ya era una joven adulta pero puedo asegurar que, ese día, todo lo que yo sabía, se aclaró por fin. Y cercioré que mi lealtad no podría estar nunca con Estados Unidos de América.

Cada vez que he entrevistado a algún nacionalista, siempre encuentro en sus historias un lugar común: la masacre de Ponce. Todos me han dicho que, de niños, la Masacre de Ponce los marcó, les cambió algo que nunca volvió a ser igual. Por años cargaron con ese signo en la memoria hasta que, con el tiempo, les tocó hacer lo que hicieron.

Digo esto porque sé que, hoy, para muchos niños, niñas y jóvenes, el encarcelamiento de Oscar López es lo mismo que, en su momento, fueron la Masacre de Ponce y el asesinato de Ojeda: una espina insalvable que los alejará para siempre de la fidelidad a ese país.

Hoy los tres reyes magos llegan “de oriente”, el lugar por donde siempre sale el sol. De Borges aprendí que Morgenland, la palabra alemana que nombra al Oriente, significa “tierra de la mañana”. Ojalá este amanecer de Reyes nos traiga la buena nueva del regreso ya tardío de Oscar.

Si, por el contrario, Oscar no fuera excarcelado, nos va a doler. Y esa espina será la semilla de otras resistencias. Pero ya Oscar es un símbolo vivo del coloniaje ante el mundo; un recuerdo constante, resistente, impertinente del gran crimen colonial en el país de las “grandes libertades”.

Nosotros perderíamos mucho si Obama no lo libera: una batalla que hemos librado tremendamente, con nuestro diminuto poder político. Perderíamos más: la posibilidad de recibirlo por fin en casa. Pero nadie dude que aquí quien más pierde es Estados Unidos, que no se libraría de nuestro signo mundial de resistencia ni de esta espina centenaria de la infidelidad.

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

viernes, 1 de diciembre de 2017

¿Hay que morirse?

La escritora Mari Mari Narváez cuestiona si hay que morirse para que reconozcan tu pobreza en Puerto Rico.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Ciudadanos americanos de cartón

La escritora Mari Mari Narváez declara que los estadistas de hoy día son unos colonizados más jarcorosos que los siempre inapetentes estadolibristas.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Los reposados en "apoyo" a la AEE

La escritora Mari Mari Narváez señala las contrataciones de empresas privadas que ha realizado la AEE en momentos en los que aún trabajan por reinstalar el servicio en el país

💬Ver 0 comentarios