Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Perder perder

Está de moda decir que la mejor solución a cualquier problema es aquella en la que todos ganan. De ahí el muy gastado cliché “win, win solution” (solución ganar, ganar). Esta lógica de la gerencia de negocios se antepone a las soluciones “suma cero”, que implica que la ganancia de uno es la pérdida del otro.

En lo que va del siglo veintiuno, las soluciones propuestas por el Gobierno de Puerto Rico a los problemas fiscales siempre fueron de naturaleza suma cero, unos ganaban y otros perdían. Se aumentaban los impuestos, las tarifas de utilidades públicas, se degradaban los servicios públicos y se tomaba prestado, resultando ganadores los bonistas que prestaban, la clase política y los contratistas y asesores del gobierno de turno. Los perdedores sistemáticamente fueron la clase media asalariada, los pequeños y medianos negocios no ligados a contratos gubernamentales, los pensionados y los pobres, que siempre son afectados de forma adversa.

La derogación de la Sección 936 en 1996 fue el trampolín para el éxodo masivo de empresas transnacionales en 2001. El cierre del Gobierno y la aprobación del IVU en 2006 quebró cientos de pequeños negocios y estalló la burbuja inmobiliaria que había sido eje del crecimiento económico, iniciándose así el espiral descendente que desembocó en “la gran depresión de los 2000”. La Ley 7 de 2009, sirvió de remate a lo que quedaba de la clase media y precipitó el éxodo masivo de profesionales que ya venía avanzando, profundizando así el impulso recesionario.

En 2013, la facción de la “kakistocracia” (o sea, el gobierno de los peores) que asume el poder se concentra en el problema fiscal y sus asesores proponen medidas para coger prestado, sin siquiera mencionar un plan de recuperación económica. Para la “kakistocracia” y sus asesores el problema es cómo pagar nóminas, contratos y préstamos, sin entender que el crecimiento económico es la clave de cualquier solución. Así, proponen medidas miopes, como el blindaje fiscal, el IVA del 16% y la “quiebra criolla”.

En este proceso, el equipo económico y fiscal del gobernador y las firmas de economistas que lo asesoran han llevado al Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico a proponer un nuevo tipo de solución: “perder, perder”. Las “soluciones” que se proponen se limitan a buscar la forma de perder menos, o de que otros asuman la responsabilidad de la quiebra fiscal a la que se llama eufemísticamente “impago”.

Incapaces de implantar la “quiebra criolla”, ni de reactivar la economía del país, se fantasea con la peor de las ayudas federales: una junta de control financiero. Aun sin que haya una propuesta formal, los detractores habituales (políticos de oposición, analistas, “tuiteros” y otros sabelotodo), se aprestan a criticar esta mala solución.

Pero en esta encrucijada la pregunta es cuál veneno se prefiere: la “kakistocracia” o la mano de hierro del amo colonial. En cualquier caso, los perdedores serán los mismos: asalariados, pequeños empresarios, jubilados, jóvenes profesionales y, como siempre, los pobres. Quizás, sólo quizás, esta vez también pierdan la “kakistocracia” y sus asesores.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

jueves, 9 de abril de 2020

Todos podemos ayudar desde el encierro

Si usted va a una iglesia, pregunte quién de la congregación no está recibiendo ingresos, llame a esa persona y hágale llegar lo que iba a dar para la ofrenda, sugiere Emilio Pantojas

💬Ver 0 comentarios