Federico Subervi

Tribuna Invitada

Por Federico Subervi
💬 0

Perdonar la deuda y ayudar al país

Un titular de El Nuevo Día del martes, 26 de septiembre, indica: La ayuda del Congreso para la isla será atendida a principios de octubre. El subtitular añade: “Ha sido un huracán devastador. Es una crisis humanitaria. Es nuestro país y nuestros ciudadanos", indicó Paul Ryan.

Los sentimientos se aprecian y serán tan sinceros como se quieran interpretar por cada lector. No obstante, solamente son palabras y no la acción inmediata que es indispensable ante la situación de nuestra querida isla y su gente.

La rapidez con la cual Estados Unidos actuó para ayudar ante una tragedia al otro lado del planeta lo dice todo. La tragedia es la de la minoría étnica de Rohingya en Myanmar (Burma). 

Según la revista TIME (edición de este próximo 2 de octubre), Rex Tillerson, el secretario de Estado de Estados Unidos, llamó a la primer ministro Suu Kyi, pidiendo que el gobierno militar de ese país facilitara la ayuda humanitaria (que Estados nidos le brindaría). Basado en esa llamada, “The next day, the State Department announced an additional $32 million in aid to help the Rohingya.

Observen las palabras que subrayé: “next day”, “additional $32 million”. Queda claro que para una minoría étnica en un país extranjero el gobierno estadounidense no solamente autorizó de un día para otro una ayuda millonaria, sino que ese monto es por encima de otros tantos millones anteriormente autorizados.

Claro que los refugiados de Rohingya, al igual que miles de otros grupos afectados por conflictos discriminatorios y bélicos merecen cuanta ayuda humanitaria sea posible. 

No obstante, Puerto Rico, territorio/colonia de Estados Unidos, con 3.4 millones de personas con ciudadanía de esa superpotencia, merece no solamente varios millones de ayuda inmediata, sino también que se le cancele/conmute/perdone la deuda de $72 mil millones que ahora más que nunca no se podrá pagar sin mayores sacrificios de los que ya sufre el pueblo puertorriqueño.

La conmutación de una deuda nacional que no se puede ni debe pagar a inversionistas buitres —a quienes le bastan y sobran recursos económicos para vivir súper-lujosamente el resto de sus de sus vidas— no sería la primera que se logra en el ámbito internacional. Los bancos y naciones lo han hecho con otros países endeudados y sin recursos para pagar. Por ejemplo, en el año 2000, Estados Unidos canceló deudas montantes a $435 millones que tenían Bolivia y Honduras; en el 2015, Croacia disminuyó o perdonó las deudas que tenían unos 60,000 ciudadanos pobres de ese país; y tan recientemente como este año, el Fondo Monetario Internacional (IMF, por sus siglas en inglés) está considerando perdonar o reducir las deudas millonarias de 36 países pobres, 30 de los cuales están en África.  

Ya es hora que el gobierno de Puerto Rico, los partidos políticos, y el pueblo entero se unan y exijan que se cancele/conmute/perdone la deuda, y que se extienda a nuestro país más ayuda humanitaria inmediata.

💬Ver 0 comentarios