Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Perro en fuga

Cuando la familia se dispersa en distintos estados, es difícil encontrar un punto de encuentro para todos, que no sea la matria. Llegué a mi isla hace algunos días para celebrar las fiestas. Es la primera Navidad que celebro en mi país en años.

Las últimas semanas del año fueron difíciles para mi pueblo natal. La muerte violenta de una joven sangermeña no pasa desapercibida. Es un gran golpe que aumenta nuestra desconfianza e inseguridad.

Situaciones así nos hacen recluirnos y distanciarnos de los otros, de la comunidad y los vecinos. Al menos eso pensé y sentí por varios días hasta que el perro con nombre de aeropuerto se escapó y corrió como un toro desbocado por toda la urbanización.

Logan es un can rescatado que pesa más que yo. Vive como un niño consentido con su hermanita, también adoptada, Luna. Luna Mint, para la nieta que vive en Miami; Cebra, para el vecinito que la cuida; Lunera para la madre adoptiva.

Logan había escapado, como en una escena de la película Beethoven, y tras él salimos mi mamá y yo corriendo, preocupadas por los carros y los otros perros. De repente, salieron los vecinos, hasta los niños, para ayudarnos a atrapar al fugitivo. Lo llamaban por su nombre. Nadie gritó o discutió ante la presencia de nuestro perro-oso olfateando y corriendo marquesina tras marquesina, sin control.

Luego de llevarlo a puerto seguro, entiéndase, confinarlo a la parte trasera del vehículo, agradecimos a todos por ayudarnos y les deseamos un feliz año.

Logan, el perro aeropuerto, nos permitió ese buen momento de interacción con los que nos rodean. Quizás necesitamos más seres que nos ayuden a conectarnos, otro satito con nombre de puerto marítimo o un gatito salvaje con apodo de centro comunal.

La rutina nos desvincula y enajena, aun cuando sabemos que las comunidades se fortalecen ante la unión. Eso se vivió en esta misma urbanización luego del huracán. Tal vez necesitamos más mascotas que nos acuerden que a veces debemos correr para encontrarnos con el mundo que nos rodea. Eso, aunque parezcamos desquiciados tras un perro en fuga.


Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 7 de marzo de 2019

Los cazadores no invisibles

Xiomara Feliberty-Casiano comparte una leyenda nicaragüense sobre cazadores bendecidos por dioses, pero dominados por la avaricia

jueves, 7 de febrero de 2019

El estado de la cuestión

Xiomara Feliberty Casiano analiza el mensaje de Trump sobre el estado de la nación desde la perspectiva de sus alumnos en Boston

jueves, 3 de enero de 2019

Perro en fuga

Xiomara Feliberty-Casiano relata una vivencia de fin de año en la que la fuga de un can fue elemento unificador

💬Ver 0 comentarios