Ángel Rosa

Tribuna Invitada

Por Ángel Rosa
💬 0

Pierluisi sabe que es gobernador ilegítimo

Pedro Pierluisi es un gobernador ilegítimo y lo sabe.  El 2 de agosto de 2019, a las cinco de la tarde, utilizando una artimaña inconstitucional legislada en 2005 por una legislatura del PNP y un gobernador del PPD, se convirtió en el primer gobernador de Puerto Rico desde 1946, que no es producto del proceso electoral.  Su ilegitimidad no es solo producto de haber jurado la gobernación sin ser electo, sino haberlo hecho en abierta porfía a la Constitución.  

Sabiéndose gobernador ilegítimo, como su primer acto en el puesto mintió a la prensa y al país, al decir que, aunque no era necesaria una confirmación legislativa de su nombramiento como secretario de Estado; habiendo la Cámara de Representantes confirmado su designación con un voto de ventaja, se sometería a una “ratificación” que le permitiera al Senado votar sobre su ascenso a la gobernación.  La ratificación misma es un disparate si como, argumenta Pierluisi, la enmienda hecha en 2005 a la Ley 7 de 1952, le permitía asumir la gobernación aún sin confirmación legislativa para la secretaría de Estado.

La jugada se convirtió pues, en un reto abierto a Thomas Rivera Schatz, quien el día anterior había sacado pecho desde el Senado, asegurando que Pierluisi no contaba con los votos para ser confirmado.  Dijo Pierluisi el 2 de agosto: “El Senado podrá pasar juicio sobre mí como gobernador”.

El domingo,  menos de 48 horas de haber jurado el cargo, Pierluisi incumplió su primera promesa y reculó en su reto directo al Senado.  Ahora dice que la votación del Senado no sería legal puesto que él es gobernador y el Senado no tiene poder de confirmación sobre un gobernador.  Pero que respetará la “expresión del Senado” sobre su incumbencia.  Esto, por supuesto, no es lo mismo que renunciar si el Senado no vota en su favor. 

Jurídicamente, Pierluisi tendría razón, solo si se validase por el Tribunal Supremo el disparate legislativo de 2005.

Políticamente, Pierluisi inaugura su ilegítima gobernación mintiéndole al pueblo. Eso lo hace aún más ilegítimo. Los políticos, empresarios, analistas, cabilderos y profesores que desde su torre de marfil le vendieron la idea a Puerto Rico de un nuevo tiempo de paz y estabilidad con Pierlusi, debieran retractarse y darse cuenta del profundo desprecio por la estabilidad, la paz y el respeto al pueblo, que en menos de 48 horas ha demostrado el nuevo gobernador. El pueblo mientras tanto, no podrá descansar en su lucha.

Otras columnas de Ángel Rosa

miércoles, 10 de julio de 2019

Abran la puerta, es el FBI

El exsenador Ángel Rosa comenta las repercusiones de los arrestos realizados hoy por el FBI en el gobierno de Ricardo Rosselló

miércoles, 10 de julio de 2019

Corrupción con nombre y apellido

Ángel Rosa señala que en Puerto Rico la corrupción sigue teniendo nombre y apellido, pero tiene un nombre compuesto

💬Ver 0 comentarios