Jorge Colberg Toro

Punto de vista

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Pierluisi: teatro de lealtades

Finalmente, Pedro Pierluisi anunció esta tarde su aspiración a la gobernación por segunda vez, pero en esta ocasión, el Puerto Rico que lo observa no es el mismo de hace cuatro años. 

En esta ocasión, sin embargo, el mensaje de Pierluisi dejó mucho que desear. El discurso estuvo plagado de generalidades, sin una propuesta de envergadura que atrapara la imaginación del electorado. Repitió los mismos lineamientos y políticas del gobierno actual, que colapsó, y usó   diversos estribillos monótonos e insustanciales, que lo único que demostró fue el evidente interés de su campaña, de querernos hacer creer que estamos ante otra persona.

Ahora resulta que Pierluisi – el cabildero más exitoso, famoso y remunerado del país - está preocupado por los gastos en contratos, por los conflictos de interés, por los donativos políticos y ahora, hasta súbitamente suelta lágrimas por la pobreza, por la inequidad y la por Universidad de Puerto Rico (UPR)

El problema principal de Pierluisi es su historial de contradicciones.

Este es el mismo que hace cuatro años nos dijo que Ricardo Rosselló no estaba listo para gobernar, pero hace dos semanas dijo que no se arrepentía de respaldarlo. Es el mismo que por dos años nos dijo que había que trabajar mano a mano con la Junta de Supervisión Fiscal, pero hoy nos dice que hay que decirle dos o tres cosas en la cara a la Junta.  Es el mismo que guardó silencio cuando se subía la matrícula de la UPR y hoy nos dice que la UPR es fundamental para el futuro; y como si fuera poco, es el mismo que nos habla de gobierno limpio y transparencia, pero hace tres meses se negó a publicar sus finanzas. 

Ese es el problema fundamental de Pedro Pierluisi: la consistencia de su inconsistencia.

Hace cuatro años, Pierluisi se distanció de la política y optó por hacer un capital económico respetable –a lo que tiene perfecto derecho– pero en el bando equivocado. Su labor como abogado de la Junta lo colocó en un insalvable rol de ser cómplice de las políticas de austeridad que ahora pretende ignorar.

Por eso, irónicamente, no pudo haber mejor lugar para lanzar esa candidatura que un teatro; el Taboas de Manatí, porque por esas tablas pasan actores que personifican con gran éxito papeles ficticios, que solo existen en la imaginación de los libretistas.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

viernes, 13 de diciembre de 2019

La cruzada de Aníbal Acevedo Vilá

Los efectos de esa candidatura para el PPD podrían transitar entre resultados positivos circunstanciales hasta convertirse en un verdadero dolor de cabeza, dice Jorge Colberg Toro

martes, 10 de diciembre de 2019

Sánchez Acosta: prueba de lealtades

Más allá de los méritos del designado, su figura fue una víctima incidental de un juego de ajedrez mucho más grande y complicado, según Jorge Colberg Toro

💬Ver 0 comentarios